Acuerdo de punto final, una opción saludable

Acuerdo de punto final, una opción saludable

Por: Carlos Camargo Assis* @carloscamargoa

Este martes 23 de julio, cuando el presidente de la República y las autoridades nacionales y regionales del sector hagan oficial en Medellín el “Acuerdo de punto final”, el Estado colombiano iniciará formalmente el cumplimiento de su compromiso de saldar la deuda histórica que ha mantenido en vilo la estabilidad del sistema de salud.

El Acuerdo, concebido a la luz del nuevo Plan Nacional de Desarrollo (PND), es el resultado de un trabajo conjunto entre el binomio Nación-Región que tuvo como punto de partida la búsqueda de soluciones prácticas y racionales al llamado “sistema de recobros”, que se convirtió en el principal factor de inestabilidad financiera para el sector.

En la fase previa a su adopción, los gobernadores -por intermedio de la Federación Nacional de Departamentos- realizaron un diagnóstico integral de la situación, que los llevó a proponer el desmonte de los recobros que ha afectado tanto al régimen contributivo a cargo del anterior Fosyga (hoy Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud, Adres), como al régimen subsidiado, a cargo de los departamentos y distritos.

Sus efectos negativos han afectado los intereses de 22 millones de ciudadanos que acceden, con dificultad, a los servicios y tecnologías en salud (conocidos como “NO POS”), que no están financiados con los recursos de la seguridad social. Así las cosas, el gobierno nacional y los gobiernos territoriales han tenido que llevar a cuestas la responsabilidad de pagar estos gastos a las EPS, encargadas de gestionarlos, prestar los recursos para financiarlos y recobrarlos posteriormente.

En el caso del régimen subsidiado, la fuente de pago de los recobros por parte de los departamentos se tornó rápidamente insuficiente en un lapso de cinco años. Tanto, que en 2018 llegó a acumular deudas que oscilan entre $2,2 y $3,2 billones.

La sinergia entre la Nación y los territorios hizo posible que se incorporara a las propuestas que nutrieron al PND un mecanismo que permitiría integrar la gestión de estos servicios “No POS” a nivel de la Nación y a cargo de la Adres, en cuya financiación concurrirían los territorios con recursos del Sistema General de Participaciones (SGP). Se trataba, está claro, de un enorme esfuerzo fiscal que exigiría además a la Nación garantizar su provisión futura a partir del 2020.

Sin embargo, esta solución estaría incompleta si no se logra realizar el saneamiento de las deudas acumuladas durante los últimos años y garantizar a las EPS y a las IPS, distribuidores y proveedores de insumos y medicamentos, los pagos que por ley les corresponden por los servicios prestados a los usuarios.

Para ello, el PND 2018-2022, propuso en sus artículos 237 y 238 un “Acuerdo de punto final” que va a permitir -como lo enuncia su propósito- sanear las finanzas y pagar de manera definitiva las deudas del sistema de salud en los dos regímenes de salud de la seguridad social: el contributivo y el subsidiado.

Para el caso del régimen subsidiado, el Acuerdo de punto final permitirá saneamiento de las deudas a cargo de los departamentos y distritos, pagadas de nuevo de manera conjunta entre Nación y territorios. Este esfuerzo demandará recursos del orden de los $8 billones.

La puesta en marcha del proceso de saneamiento de la enorme deuda “No POS” y la implementación del mecanismo de gestión operado por Adres, que daría una solución definitiva hacia el futuro en la provisión de estos servicios a los ciudadanos, se convierten en los más importantes hitos en la historia del sistema de salud colombiano. Será un respiro para las maltrechas finanzas de las diversas entidades del sector y en especial a los prestadores de servicios de salud, hospitales públicos y privados.

La acción articulada entre departamentos y Nación permitirá llevar a cabo el propósito de dar garantía de acceso a los servicios y tecnologías no cubiertos por el POS, y avanzar en la garantía del derecho a la salud de los colombianos.

La Federación Nacional de Departamentos celebra que sea posible poner a disposición de los colombianos soluciones de fondo a los problemas del sistema de salud del país, como producto de un ejercicio colaborativo con marcado rostro social.

Por: Carlos Camargo Assis

Director Ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *