Entró en funcionamiento la sede de la Universidad de Córdoba en el municipio de Montelibano, institución que impacta positivamente la población bachiller con menos oportunidades de acceso a la educación superior.

La infraestructura fue donada por la compañía niquelera Cerro Matoso y adecuada por la Universidad de Córdoba, hoy cuenta con 11 aulas, auditorio, biblioteca, sala de sistemas, baterías sanitarias y sede administrativa, para el ejercicio de la enseñanza – aprendizaje, donde actualmente se forman 142 estudiantes en los programas de Administración en Finanzas y Negocios Internacionales y Administración en Salud. En pocos días funcionará además el Centro de Idiomas.

La sede propia de la institución en Montelíbano es un sueño cumplido de hace tres años, luego de asumir su cargo en diciembre de 2015 y de comprobar las condiciones logísticas en las que se desarrollaban los procesos, en una institución educativa del municipio.

El vicepresidente de asuntos Externos de Cerro Matoso, Luis Marulanda, dijo que este es el primer paso decidido hacia la regionalización, a través de una alianza público – privada para llevar la Universidad de Córdoba en condiciones de excelencia, a cada una de las subregiones.

Marulanda reiteró durante la inauguración de la sede en Montelíbano la donación a la Universidad de Córdoba, por parte de Cerro Matoso, de un lote de 76 hectáreas en el parque ecológico de la localidad, donde se podrá contar con una infraestructura física moderna producto de los diseños que realizarán el equipo de planeación de sendas entidades y que requiere el apoyo financiero de la institucionalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *