Continua la calamidad pública en Necoclí por represamiento de migrantes

Continua la calamidad pública en Necoclí por represamiento de migrantes

En las playas y en las calles de Necoclí permanecen represados 8.000 migrantes, muchos de ellos haitianos, quienes esperan un turno para salir hacia Capurganá, en del departamento del Chocó.

Cada día, las lanchas movilizaban a unas 700 personas, pero están llegando más de 1.000, lo que generó una aglomeración de grandes proporciones en este municipio del Urabá antioqueño. Las autoridades temen por una crisis humanitaria.

El director de Gestión del Riesgo de Necoclí, César Zúñiga, anunció que la Administración municipal declarará la calamidad pública. «Es una situación que nos preocupa porque la comunidad se ve afectada por los servicios básicos y la acumulación de los migrantes en las playas. No tienen la cultura de estar en los hoteles mientras se van. Ellos permanecen cerca del muelle, lo que aleja al turismo. No acostumbran a usar el tapabocas y eso es un riesgo de contagio para la población», señaló el funcionario.

El Urabá antioqueño es un sitio de paso porque su destino final es Estados Unidos, en una travesía por la selva chocoana y Centroamérica.

La Administración municipal cuestionó que a Necoclí lleguen camiones y buses con estos extranjeros, provenientes de diferentes zonas, como Medellín, La Guajira y Pasto, sin que sean requeridos en las carreteras por las autoridades competentes para regular su estadía en el país.