¿Cuál es tu plan en Semana Santa?, no olvides la pandemia

¿Cuál es tu plan en Semana Santa?, no olvides la pandemia

Sharing is caring!

Por María José Negrete

Diversas personas querrán salir de sus casas y visitar distintos destinos, para cambiar un poco más la dinámica y aprovechando esos días que toman como receso.

Muchos religiosos querrán asistir a parroquia a misa durante los días jueves, viernes, sábado y domingo, aunque la tradición de las procesiones este restringida.

Ahora bien, aquí vienen las limitaciones. Las parroquias tendrán cierto número limitado para las personas que quieran asistir. Lo aconsejable es que asistan de manera virtual, especial recomendación para nuestros adultos mayores.

Por otro lado, si lo que se quiere es visitar a algún familiar que viva en determinado lugar, si se quiere disfrutar ese tiempo de regocijo en familia, hay que reflexionar y tomar medidas.

Para ello será importante realizar pruebas PCR a cada miembro que pretenda encontrase con otro y viceversa. Las posibilidades que se tendrían en este destino sería quedarse en algún hotel, dado que no se tiene certeza de si se está infestado por el virus o no; esto teniendo en cuenta que muchas personas suelen ser asintomáticas y que la realización de esta prueba supondría en costo y un tiempo de espera en los resultados.

Otra opción sería ir a la playa, pero ¿quién nos garantiza el respeto por el aforo y que los estén a tu lado cumplan con los protocolos y no sean asintomáticos?

Llamado de atención para los que asisten a playa: no la contaminen. Hace poco se permitió el acceso a los balnearios y cuando salieron los turistas fue evidente un festival de desechos entre los que el tapabocas fue la estrella central. ¿Necesitas un policía al lado para no contaminar o ensuciar las playas?

Los que tienen propiedades en áreas turísticas, acuden a llamar a sus familiares y reunirse. Aquí parten de la buena fe y confianza en que todos están descontaminados. No es lo ideal, pero es el más frecuente porque nos podemos quitar el tapabocas, abrazarnos y hasta compartir en los mismos vasos.

¿Y si se sale a comer a algún lado?. Esa sería otra de las opciones que podría darse durante estos días. Teniendo en cuenta la actual ley seca y toque de queda, hágalo guardando los protocolos y evite las aglomeraciones.
En restaurantes de áreas turísticas es difícil mantener el distanciamiento que deben aplicarse en este tipo de establecimientos. Quizá todas las mesas se pueden llenar, a eso sumarle el que, deberás esperar que alguien desocupe para poder acceder. ¿Cuánto estaría usted dispuesto a esperar?, luego cuando encuentras acceso ¿pides que te desinfecten el área donde soportarás tus brazos?.

Cada salida que se haga implica responsabilidad. Se puede viajar, pero sin perder las medidas de protección.

No se trata de satanizar las vacaciones, se trata de tomar conciencia y no ser negativos.

La situación actual nos exige mayor compromiso personal y con los que tienes a tú alrededor, las fiestas y las vacaciones van y vienen, pero la vida no, tenemos una sola, vamos a cuidarla, ¿o necesitamos que alguien cercano fallezca para entender?

Con todo esto, se preguntará usted, ¿cuál es el destino turístico adecuado entonces? , ese sería su casa. Responderán ¿lo mismo de todos los días?, depende de nosotros mismos, usa bien el tiempo con la familia y aporta un grano de arena para achatar la pandemia.

La decisión es tuya, la que tomes hazla con responsabilidad y con amor propio por la familia.