Ni el contratista, ni el municipio, ni la empresa Afinia, responden por la evacuación de las redes eléctricas que atraviesan la pista atlética en construcción en el complejo deportivo Villa Olímpica de Montería.

El contratista no ha podido instalar el material flexible de la pista porque hay postes de energía que no han sido reubicados, el municipio reconoce las dificultades para avanzar en el proyecto que está en fase final, y la empresa Afinia, no se pronuncia aún sobre el tema.

Mientras tanto, la inversión por más de 15 mil millones de pesos para esa obra, sigue detenida por los benditos trámites.

El proceder en estos casos es que el contratista presente un plan de reubicación de la postería para que la empresa Afinia autorice. ¿Se hizo por parte del contratista?, si la respuesta es positiva ¿por qué Afinia no ha autorizado?, ¿por qué el municipio, como doliente no sienta en la mesa a los actores para solucionarlo?.

También vale la pena hacer una reflexión, si los proyectos cuentan con diseños, cálculos y estudios, el contratista y el municipio sabían de esa dificultad, ¿por qué no hicieron el trámite con anterioridad para evitar esos inconvenientes?.

El tema pasa por una evidente negligencia o diligencia.

Recordemos que el predio que se compró para esa obra consta de una hectárea y era de propiedad de la empresa Electricaribe, que en donación entrega al municipio la mitad y el 50 por ciento lo negoció con el ente territorial.