El parque del barrio Obrero en Montería lo convirtieron en un botadero a cielo abierto de basuras, desperdicios de verduras y demás alimentos que comercializan vendedores informales que ocupan ese espacio de la ciudad.


La denuncia fue hecha por Nicolás España, presidente de la asociación de comerciantes informales de la ciudad, al señalar que la falta de cultura ciudadana ha conllevado a que quienes se benefician del parque, especialmente en horas de la mañana, vendiendo sus productos, arrojan los desechos al suelo.


Reclama el vocero gremial que, esos pequeños comerciantes, vecinos del mercadito del sur, esperen que las escobitas de la empresa Servigenerales sean quienes tengan que asear el lugar que le costó una millonaria inversión al municipio para recuperar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *