Desde la JEP: víctimas de despojo de tierras por AUC y el Fondo Ganadero de Córdoba reclaman verdad

Desde la JEP: víctimas de despojo de tierras por AUC y el Fondo Ganadero de Córdoba reclaman verdad

Las víctimas de Tulapas, en el Urabá, fueron escuchadas en la audiencia virtual de la JEP donde comparecieron cordobeses condenados e investigados por despojo de tierras y vínculos con las AUC.

Los seis terceros civiles citados, que solicitaron someterse a la JEP son: Benito Antonio Osorio Villadiego, Jaime Augusto García Exbrayat, Carmelo de Jesús Esquivia Guzmán, Luis Gonzalo Gallo Restrepo, Marco Fidel Furnieles Salgado y Sor Teresa Gómez Álvarez.

Desde una sala especial adecuada en Turbo-Antioquia, las víctimas reclaman verdad y reparación, dejando en claro que no necesariamente debe ser económica.

«No estamos pidiendo dinero. Estamos pidiendo, verdad, justicia y otras formas de reparación (…) Quiero saber por qué entraron a Tulapas masacrando a la gente, atemorizando y amedrentando a la población», asegura una de las víctimas de despojo de tierras.

Refiriéndose a la zona despojada en el norte del Urabá, la víctima agregó en su corta intervención que, «era una zona de paz, progreso y desarrollo. Eran 12 veredas que trabajaban armónicamente y allí éramos felices».

En ese orden, otra de las víctimas que se conecta desde Turbo aseguró: «fuimos víctimas de Sor Teresa Castaño y de Benito Osorio Villadiego (…) Tenemos las escrituras que demuestran que nos robaron las tierras», cuenta otra de las víctimas que se conecta desde Turbo (Antioquia).

Además, las víctimas reclamaron mayor compromiso los condenados y que reconocen sus hechos.

«Queremos que quienes fueron llamados por la JEP se acerquen a nosotros, a las víctimas (…) Hoy que son comparecientes queremos pedirles que nos digan la verdad», asegura víctima de despojo de tierras de Tulapas, quien asistió presencialmente a la diligencia en la sede de la JEP

En la década de los años 90, el Fondo Ganadero de Córdoba terminó aliado con el proyecto de expansión paramilitar que lideraron los hermanos Vicente, Fidel y Carlos Castaño Gil en la región de Tulapas, zona del Urabá antioqueño. Aunque los jefes de las autodefensas impulsaron el proyecto desde el argumento de que eran protectores de los campesinos, en la práctica lo que pusieron en marcha fue una estrategia para usurpar tierras en una región de su dominio.

Esta historia se remonta a 1995, cuando se concretó el desplazamiento de 130 familias en la región de Tulapas y dos años después se produjo la adquisición irregular de sus predios para asegurar el predominio territorial de las autodefensas. Esa zona había tenido clara influencia política de la Unión Patriótica, pero también había sido golpeada por la avanzada paramilitar de los Castaño. Sin embargo, en 1990, en desarrollo de una entrega de armas concertada con las autoridades, Fidel Castaño decidió promover una supuesta reforma agraria, con apoyo de la Fundación para la Paz de Córdoba (Funpazcor), creada en Montería, y de la que estuvo al frente Sor Teresa Gómez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *