Una herencia para nada agradable recibirá el gobernador electo de Córdoba, Orlando Benítez Mora, quien tendrá que lidiar con dos hospitales departamentales intervenidos por parte de la Supersalud, por las falencias administrativas y financiera que presentaron.

“El 1° de enero de 2020 recibiré 2 hospitales departamentales intervenidos; San Jerónimo de Montería y San Diego de Cereté. Las malas administraciones han conllevado a esa situación. Mi reto es recuperar la red pública”, manifestó Orlando Benítez.

Además, el nuevo mandatario de los cordobeses aseguró que es doloroso ver a algunos hacer negocios con la salud, mientras la gente sufre por falta de atención digna. “La salud es una de nuestras prioridades en el Gobierno del Pueblo”, agregó Benítez Mora.

Cabe señalar que en días pasados, el Sindicato de Trabajadores de la Salud de Córdoba reveló que el Hospital San Jerónimo de Montería arrastra un déficit presupuestal de unos 60 mil millones de pesos, siendo los más afectados los trabajadores y médicos especialistas.

Por su parte, el Hospital San Diego de Cereté, atraviesa por un déficit de unos 20 mil millones de pesos, situación que tiene afectados a los médicos especialistas, enfermeros, auxiliaros, entre otros, a los que les adeudan hasta 10 meses de salario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *