El día a día de las personas ciegas

El día a día de las personas ciegas

Por: Emildo Yánez Castaño

No es una columna de opinión, es una importante reflexión que planteo como persona en condición de discapacidad visual. El planteamiento lo baso con interrogantes, pero sabiendo que es la realidad que padecemos los que perdimos la vista.

¿Qué pasaría si salieras a la calle con un antifaz y bastón y además de la dificultad propia de andar en la oscuridad te encontraras en tu camino motos estacionadas en la acera, teniendo que esquivarlo a última hora, si no te tragas antes el espejo retrovisor, carteles de bares que colocan en medio del paso, para que se vean bien?.

¿Te parece bien que de repente te das un golpe en la cara porque un establecimiento tiene el toldo demasiado bajo para que no le entre el sol, pisas la caca de un perro, porque, probablemente a su dueño le daba asco recogerla, te arañas la cara con las ramas de un árbol que no han podado, o el semáforo sonoro que te indica cuándo está en verde, no suena o suena tan flojito que no se percibe y cuando llamas a tráfico para informar, te dicen que es que a los vecinos les molesta el ruido, o el paso de cebra está bloqueado por un coche pero el conductor cuando aparece te dice que no pasa nada que han sido sólo dos minutos.?

¿Pero si en vez de bastón sales con un perro guía, vas a sentir un gran alivio porque él sí que te puede esquivar los obstáculos y avisarte de los escalones?, pero recuerda que el recorrido se lo tienes que ir indicando tú. También, tendrás que controlar que no se te despiste cuando la gente lo distrae porque es que “ay, si es que es tan bonito…”, cuando se lanza a por un trozo de pan o cualquier otra cosa que alguien en vez de tirarlo a la papelera ha preferido dejarlo caer al suelo, y lo peor de todo, cuando aparece un perro suelto que se acerca a saludar al tuyo, que va trabajando, y te lo revoluciona con la inseguridad que se te mete en el cuerpo porque pierdes el control del espacio, y encima el dueño te dice que no pasa nada que su perro es muy bueno.

¿Qué tal si de repente aparece un grupito de chicos en monopatín y tú te quedas pensando si te van a atropellar o no, o si vas con miedo porque están jugando al fútbol en una zona peatonal y vete tú a saber si vas a acabar siendo el blanco del balón?.

Al llegar a casa, te quitarás el antifaz y habrá sido toda una aventura, pero hay mucha gente que no se lo puede quitar y tiene que vivir día tras día con muchas dificultades, pero, muchas de ellas se podrían evitar si la gente estuviera un poco más concientizada y todos respetáramos las normas y fuéramos mejores ciudadanos. Qué poco costaría y cuánto bien haría.

Cada 3 de diciembre se conmemora el Día Internacional De La Discapacidad, ¿hay que esperar un día al año para prestarnos atención?, ¿por qué no pasamos del discurso de inclusión y respeto a los hechos?.

Nosotros somos tan valiosos y llenos de virtudes y defectos, como todos los que no tienen limitaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *