Estudio israelí reveló que tercera dosis contra el Covid-19 aumenta protección del 95% contra el virus

Estudio israelí reveló que tercera dosis contra el Covid-19 aumenta protección del 95% contra el virus

Una investigación llevada a cabo por científicos israelíes y publicada ayer 15 de septiembre por sus autores en el New England Journal of Medicine, reveló que una tercera dosis de la vacuna Pfizer contra el Covid-19 reduce 10 veces la posibilidad de infección, comparándolo con quienes recibieron dos dosis más de 5 meses antes.

Es decir, el refuerzo eleva la protección frente al coronavirus a un 95%. Los investigadores israelitas dieron a conocer su trabajo a favor de aplicar terceras dosis dos días después de que un grupo científico de la agencia de control de medicamentos de EEUU (FDA, por sus siglas en inglés) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciaran que no había hallado ninguna prueba sólida de que sea necesario un refuerzo de la vacuna para la población general.

Estos investigadores realizaron una detallada revisión de ensayos clínicos sobre la efectividad de las vacunas contra el nuevo coronavirus además de análisis observacionales sobre su desempeño en distintos países. Según dijeron, dos dosis continúan siendo muy eficaces incluso contra la variante Delta, de mayor contagiosidad por lo que concluyeron que no había pruebas todavía de la necesidad de aplicar booster a la población en general.

Según el estudio, la tasa de infecciones confirmadas fue más de 10 veces menor entre las personas que recibieron el refuerzo en comparación con las personas que no lo recibieron. La tasa de infección grave es 19 veces menor.

Como se recordará, Israel habilitó los refuerzos para todos los mayores de 12 años a fines de agosto. Hasta la primera mitad de setiembre, casi 3 millones de israelíes recibieron una tercera vacuna. El país continúa teniendo un promedio de 10.000 casos nuevos por día. Sin embargo, las personas no vacunadas componen el 65% de todas las infecciones graves en el país y alrededor del 90% de todas las personas que están conectadas a un respirador mecánico.
Técnicas trabajan en un laboratorio público para el coronavirus del HMO Maccabi, Rehovot, Israel, 9 febrero 2021. REUTERS/Ammar Awad/File Photo