¿Existe la ‘Mafia de las Prescripciones’ en Montería?

¿Existe la ‘Mafia de las Prescripciones’ en Montería?

Por: Toño Sánchez Jr.

No hay duda de que existe. Pero lo más escalofriante es la selectividad que se aplica para cobrar a los morosos. Y esta es la ‘Mafia’ más ‘democrática’ que se conozca en su actuar. Los jefes se encargan de la pulpa; y los servidores públicos de menos rango, de lo que queda.

Está claro que en Montería el cobro del Impuesto Predial a morosos está politizado. Jamás se atreverían a cobro coactivo a amigos, testaferros, financistas o aportantes de campaña, contratistas personales, concejales o familiares de estos. Pero como hay que dar la impresión de que se está cobrando toca caerle a cientos de chivos expiatorios, que deben, pero que son ‘seleccionados’ para proteger a los que están pagando para no pagar o para que les prescriban años de deuda.

Los procesos de embargo se escogen a dedo y de manera selectiva. Nunca entre ellos están los poderosos de la ciudad que están en mora de varios años.

Antes de seguir, que quede claro, esto es antes del Coronavirus, para que no se vengan a amparar en esta pandemia que ha dado para todo.

Vayamos a nuestro reciente pasado.

Antes todo los solucionaba el jefe político, fuera liberal o conservador. El amigo iba y le pedía que le ayudara con el Impuesto Predial. El cacique político llamaba a la alcaldía o le mandaba un papelito al alcalde o subalterno de su confianza para que ‘ayudaran’ al amigo. Esto no era otra cosa que desaparecer la deuda o que lo pusieran a pagar lo menos posible. Así funcionó y funcionaba con la Electrificadora de Córdoba y la Empresa de Servicios Públicos de Montería. La energía y el agua la pagaban los más pendejos. Se creó la cultura del amiguismo y del favor para no pagar. Con lo que el buen político y gobernante era el que me favorecía en contra de la vida financiera del Municipio o de la empresa del Estado.

Vino la elección popular de alcaldes y todo siguió igual. Solo que ahora era el alcalde el que tenía esa atribución, de a quien ‘ayudaba’ y a quien no.

Esto dejó en claro una penosa y vergonzosa realidad. Que los más ricos eran quienes exigían estas ilegales ‘ayudas’. Mientras que personas con menos recursos ahorraban para pagar el predial de su casa o local.

Que hay excepciones, por supuesto… pero escasas.

El Estado se dio cuenta de que los alcaldes no les gustaba cobrar, entonces sacó una Ley en donde les daba duras herramientas para cobrar, pero a la vez los castigaba por su negligencia y omisión en el debido cobro. Fue cuando se estableció la prescripción del cobro a los 5 años.

No fue que se aprendieran la norma para que saltara la trampa.

Yo he escrito que se puede delinquir legalmente, parecería una contradicción o algo ilógico, pero no lo es.

En la Secretaría de Hacienda Municipal está la base de datos de todos los morosos del Impuesto Predial y los años que deben (Esta base de datos tiene supuestamente reserva tributaria, pero muchos funcionarios cargan la suya para salir de ‘cacería’). Aquí empieza la ‘mafia’ de los centavos.

Por medio de un calanchín, o ellos mismos, llaman al deudor. Vamos a suponer que debe 9 años y que equivale a 9 millones de pesos la deuda con intereses. Después de dibujarle un lapidario panorama de jurisdicción coactiva, les dicen que ellos pueden ‘solucionarle eso’. Que ‘eso’ le cuesta dos millones de pesos. Y que va a pagar solo 5 millones. El ciudadano acepta, paga la coima y recibe su factura del predial para pagar en el banco.

¿Qué pasó?

Los funcionarios hacen valer la prescripción a la que tiene derecho el ciudadano y se quedan con parte de lo que no debía pagar el deudor del predial. Y de inmediato bajan del sistema los años prescritos. Luego de este corone, salen a buscar a más gente que debe. 10 negocitos de estos por semana son 20 millones semanales, nada mal pa’ las ‘frías’. ¿Fue legal eso? ¡Claro que no! Lo cierto es que aquí benefician al contribuyente en detrimento de las finanzas del Municipio.

Lo que el ciudadano no sabe es que la prescripción en este tema se da de oficio o a petición del interesado. Lo que pasa es que cuando las personas llegan allá a ‘motu proprio’ los enredan, porque esta diligente actitud del ciudadano no es buena para la ‘mafia de las prescripciones’.

En los 4 años anteriores las prescripciones superaron los 25 mil millones de pesos. Alguien me dijo, sácale el ‘porcentaje oficial’ que estuvo vigente. Yo me quedé impávido, por lo que mi interlocutor me dijo: “el 25 %”. No supe porque no tengo calculadora para ese tipo de operaciones oscuras.

Podría uno concluir que en Montería solo los más tontos pagan religiosamente el predial a tiempo; y otros pagan, con intereses, los años atrasados. Pero muchos de esos tramposos viven pontificando de corrupción, señalando de corruptos a los demás y luciendo un largo gabán de honestidad. Otros salen con el peregrino argumento de que los impuestos se los roban, entonces por eso no pagan y prefieren robar ellos al Municipio al no pagarle.

Por qué la Contralora de Montería no se atreve a investigar esta ‘mafia de las prescripciones’ en los últimos años?

Aquí está claro que la responsabilidad recae inicialmente en quien ejerza las veces de tesorero, es una omisión de bulto. Pero nadie investiga esto. [Constitución Política de Colombia: Artículo 6o. “Los particulares sólo son responsables ante las autoridades por infringir la Constitución y las leyes. Los servidores públicos lo son por la misma causa y POR OMISIÓN o extralimitación en el ejercicio de sus funciones”]. (Mayúsculas son mías).

Miren esto. Hace un par de años la Universidad de Córdoba se ganó una prescripción por 2 mil 800 millones de pesos que el Municipio de Montería dejó de cobrarle. ¿Por qué ningún funcionario de la Alcaldía responde por esta ‘omisión’?

Es bien extraño que hace años la Alcaldía haya mandado todas las carpetas del impuesto predial para una bodega a las afueras de la ciudad, en donde son manoseadas por todo mundo. Porque de allí es donde sale la información de los morosos. Y cuando un abogado solicita para su cliente una de esas carpetas para revisarla, demoran hasta cinco días para mostrarla. Nadie entiende esta demora.

Por qué a los Alcaldes que han pasado por allí no les ha gustado interrumpir la prescripción en favor de las finanzas del Municipio? Creo inferirlo. Para beneficiar a gente muy poderosa… y hasta para enriquecerse. Aquí en esta ciudad nadie, desde esa Alcaldía, ha dado puntada sin dedal.

Veamos este panorama.

Montería tiene calendario tributario y señala que el 1º de julio de 2020 la vigencia actual entra en mora, por lo que el 2015 entra en prescripción para todo mundo. Cómo evitar esto. Con un sencillo Acto Administrativo, en donde se determine la obligación a través de una liquidación oficial del Impuesto Predial. Allí se relacionan a todos los que deben y se les notifica.

Esa liquidación oficial, ya debidamente ejecutoriada, presta mérito ejecutivo. Por supuesto que aquí cabe antes un recurso de reconsideración, en donde el ciudadano tiene dos meses para interponerlo y el Municipio tiene un año para decidirlo. Luego de esto, se libra mandamiento de pago por medio de un título claro y expreso. Y se procede a embargar.

Con este Acto Administrativo ejecutoriado se interrumpe la prescripción y evita que el año 2015 prescriba, por lo cual el deudor debe pagarlo.

Ahora mismo Montería necesita recursos y debe caerle a esta ‘mafia de las prescripciones’. Ya está bueno de tanto bandidaje y de patrocinarle a poderosos ciudadanos el tumbarse al Municipio. Allí está la Norma, la Ley que le permite al mandatario de turno frenar de un tajo esta cultura mafiosa. Los verdaderos monterianos de bien esperan que Carlos Ordosgoitia también enfrente esta ‘elitista’ manera de atracar las arcas de Montería.  

Mucha gente se amparará en el Coronavirus para no pagar, pero todo esto es de hace muchos años atrás.

Lo cierto es que ha existido un claro favorecimiento a una clase poderosa de la ciudad con el impuesto predial. Esto también es delinquir. Algunos hablan de algo así como ‘cuello blanco’… o sepulcros blanqueados.

Que entre el diablo y escoja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *