Familia del senador Richard Aguilar, capturado por el CTI, tiene líos por parapolítica y lavado de activos

Familia del senador Richard Aguilar, capturado por el CTI, tiene líos por parapolítica y lavado de activos

Tras la captura del senador Richard Aguilar, publicada por GS Noticias, se conoció que su familia está envuelta en líos con la justicia. Aguilar fue aprehendido la noche del martes 27 de julio por agentes del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía por presuntas irregularidades en procesos contractuales cuando fungió como gobernador del departamento del Santander entre 2014 y 2015.

Este medio conoció que su padre, Hugo Aguilar, un excoronel del Ejército, fue condenado por parapolítica a nueve años de prisión en 2012. Aguilar padre, quien también fue gobernador en Santander, fue condenado a prisión por la Corte Suprema de Justicia por sus vínculos con el Bloque Central Bolívar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Tras cuatro años en la cárcel de San Gil, salió en libertad condicional, pero en 2019 fue recapturado porque nunca pagó los más de $6 mil millones que prometió dar a las víctimas del paramilitarismo, tal como se lo impuso la Corte en su fallo. En esa fecha fue señalado de lavado de activos y enriquecimiento ilícito.

En 2014, Aguilar padre llegó a un acuerdo con la Unidad para la Víctimas y dijo que solo podía pagar $500 mil pesos de cuota. Sin embargo, la Procuraduría descubrió que se había comprado un Porsche y que tenía una fortuna avaluada en $10 mil millones.

Entretanto, su hermano, el actual gobernador de Santander, Mauricio Aguilar, tiene una indagación preliminar en curso ante la Procuraduría por haber celebrado su cumpleaños dentro de las instalaciones del edificio de la Gobernación, pues en la reunión se superaba el número de personas impuestas por las restricciones del Covid-19, por lo que el ente ya adelanta las investigaciones en torno a si se violaron las medidas de bioseguridad.

En cuanto a las investigaciones que derivaron en la captura de Richard Aguilar, estas se centran en las presuntas irregularidades que se cometieron en los contratos de obras en interventorías para el reforzamiento del Estadio en la Villa Olímpica de Bucaramanga (2015), obras de mejoramiento en la carretera San Gil–Charalá (2014) y en el corredor vial Agroforestal y Energético (2014), así como labores de mejoramiento en la vía Bucaramanga–Floridablanca (2014).

Al parecer Richard Aguilar habría ordenado a sus subalternos de la Gobernación a que otorgaran los contratos a personas y consorcios señalados por él.