Ilusionados con que todo pase pronto, trabajadores informales se rebuscan con buen ánimo el pan de cada día

Ilusionados con que todo pase pronto, trabajadores informales se rebuscan con buen ánimo el pan de cada día

“Gracias a Dios yo he podido seguir trabajando, a la gente siempre le gusta tener sus fruticas en la nevera”.

Es lo primero que dice Milton Torres cuando responde sobre cómo le ha ido durante todos los días de cuarentena.

Admite que la situación ‘está dura’, pero tiene un ánimo particular que le permite agradecer por poder ‘llevar la comidita todos los días a la casa’.

“La gente siempre quiere sus fruticas frescas y ahorita sí hay algún enfermo en casa también las buscan’, lo dice mientras conversa con un amigo mototaxista y otro que vende jugos y fritos. Ese es su trabajo y el de muchos en la capital ganadera de Colombia.

Milton tiene seis años con su carreta de frutas en la estación de servicio de Vallejo, margen izquierda de la ciudad: “Me tocó pelear con la Policía, con espacio público, para que me dejaran aquí, hasta que me quedé porque se dieron cuenta que este era mi único trabajo y que aquí no le hago daño a nadie. Eso sí, me dijeron que no podía dejar que más nadie se colocara y aquí sigo”.

Los primeros días de la cuarentena fueron los más difíciles para Milton, porque “la gente se recogió mucho, pero ya está habiendo más movimiento”.

Además del uso del tapabocas, Milton se acogió al toque de queda, antes tenía su carreta abierta de 7:00 a.m. a 8:00 p.m.: “A veces hasta más tarcedito, esperando los que venían de trabajar que siempre paraban y me compraban”. La situación lo ha obligado a cerrar su negocio a las 5:00 p.m.

Mandarinas, papayas, bananos, ciruela, pera, piña, aguacate, mango, melón, fresa, uva y manzana son algunas de las frutas que tiene, las trae del Mercadito del Sur y las ofrece a muy buen precio. Así es como se ayudan los pequeños vendedores informales, es una cadena donde unos le compran a otros.

En el Día del Trabajador y en el cumpleaños 243 de Montería, Milton y muchos monterianos aguardan esperanzados que esta inesperada situación pase pronto para que él pueda seguir esperando a sus fieles clientes hasta ‘más tardecito’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *