La izquierda y derecha política chocan en visita de paz a Tierralta

La izquierda y derecha política chocan en visita de paz a Tierralta

Los agresivos distanciamientos ideológicos y políticos que disparan desde el Congreso de la República la izquierda y la derecha, se trasladaron al municipio de Tierralta, donde llegaron en representación de la comisión de paz del Senado y terminaron como de costumbre, peleando.

A la población del sur de Córdoba donde asesinaron a la líder comunal María del Pilar Hurtado, llegaron los ‘pacificadores’ del Senado para reunirse con los voceros sociales y autoridades para detallar la convulsionada situación de orden público en la región, pero sacaron a relucir sus discrepancias y desconfianzas que crearon un ambiente pesado, incómodo y reproches.

Aunque los distanciamientos de los políticos son evidentes, las cerca de 500 personas que se reunieron en la sede de la Fundación para el Desarrollo Corsoc, tenían la esperanza que la delicada situación de amenazas, asesinatos, desplazamiento, extorsión y hasta exilio de voceros comunitarios, pusiera de acuerdo a los políticos pensando en dar ejemplo de construcción de escenarios de paz.

Cuando los cinco congresistas llegaron: Iván Cepeda, Antonio Sanguino, Paloma Valencia, Ruby Chagüi y Roy Barreras, se dividieron en dos grupos.
La reunión con los delegados de los líderes se hizo a puerta cerrada, solo ingresaron los senadores Cepeda y Sanguino, mientras las uribistas Ruby Chagüi, Paloma Valencia y Roy Barreras del partido de la U, quedaron fuera del sitio del encuentro y solo minutos después les permitieron entrar.

“Lamentamos que no haya sido lo que yo esperaba, una reunión abierta donde participara todos los senadores y toda la comunidad que hubiera podido expresar, además de las importantes apreciaciones que hicieron los líderes que fueron invitados”, dijo la congresista del Centro Democrático Ruby Chagüi.

“Las instancias democráticas implican más apertura que hoy no pudimos tener. No creo que las reuniones sirvan cuando se escoge quiénes pueden hablar o quiénes pueden oír. La audiencias públicas deben incluir a toda la ciudadanía, aseguró por su parte la senadora Paloma Valencia.

En el lugar también estuvieron presentes personas que aseguraban estar amenazadas por pertenecer a organizaciones comunitarias y que no lograron entrar a la reunión, por lo que manifestaron su descontento.
“Dijeron que venían a reunirse con el pueblo, pero se encerraron”, gritaban.

El senador del Polo Democrático Iván Cepeda, tras ser cuestionado por comunidades y sus colegas de ‘paz’, justificó su decisión señalando que, “no iba a permitir que la reunión se convirtiera en un “mitin político promovido por el Centro Democrático”.

Cepeda fue abucheado por la multitud que lanzó arengas en su contra acusándolo de manipular la reunión y prohibir el ingreso del público.
La Comisión de Paz, que tiene un buen título y que poco aplica, partió sin que hasta ahora se conozcan conclusiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *