La promesa incumplida del Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, con los mineros en Puerto Libertador

La promesa incumplida del Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, con los mineros en Puerto Libertador

Sharing is caring!

Todo lo que denunciaron las comunidades mineras de la vereda El Alacrán en septiembre de 2020 ante el Defensor Nacional del Pueblo, Carlos Camargo, se cumplió. Los intervinieron, los desplazaron y los asociaron a un grupo armado ilegal.

Además de todo lo ocurrido, resulta indignante para los campesinos de la región que la palabra empeñada del defensor se incumpliera.

Para septiembre de 2020 en zona urbana de Puerto Libertador, el defensor acompañó al gobernador Orlando Benítez, a la firma de la política pública de derechos humanos del departamento.

El espacio fue aprovechado para escuchar a Brenda Bohórquez, quien leyó una carta donde pedía la intervención de Camargo para que la empresa Minerals Córdoba, respondiera por acuerdos con las comunidades a las que se les había negado por años los títulos mineros, para entregárselo a una empresa canadiense que ahora tiene el poder legal del territorio.

“…Y también asumo el compromiso que de manera inmediata vamos a revisar en el marco de nuestras funciones constitucionales y legales que vamos a ser facilitadores y articuladores para darle una pronta y eficaz respuesta. Puedes estar tranquila que a la mayor brevedad vamos a tener una respuesta sobre ese particular”, dijo en ese momento el defensor del pueblo, Carlos Camargo.

Hoy, seis meses después, el Defensor no ha generado respuesta pública y oficial a esas comunidades, sus palabras quedaron en el vacío, nunca hubo intervención para sanar el problema advertido, las comunidades quedaron y siguen indefensas, mientras Camargo, se quedó con el titular de prensa del día para quedar bien, pero el daño fue irreversible.

Desde el territorio todos piden que cumpla su palabra, porque quedó como un mentiroso.

Unas 100 familias fueron desplazadas por la acción del mismo Estado que, argumentando que los mineros son utilizados para aumentar las rentas del ‘clán del golfo’, destruyeron sus elementos de trabajo, mientras resignados reclamaban respeto del Gobierno que sabe que esa actividad informal la ejercen desde 1995.