La tragedia que originó el Día Internacional de la Eliminación racial

La tragedia que originó el Día Internacional de la Eliminación racial

Sharing is caring!

Este 21 de marzo se conmemora el Día internacional de la eliminación racial, establecido por la ONU en el año 1966, recordando la tragedia de 1960; cuando la policía mató a 69 personas que se encontraban en una manifestación pacífica contra las leyes de pases del apharteid en Sharpeville, Sudáfrica.

Este acontecimiento no solo dejó en evidencia la falta de empatía que había con la población afrodescendiente, sino que también reveló la exclusión que vivían y las repercusiones que esto tenía en su diario vivir.

Ahora se preguntará usted… ¿Qué fue el apartheid?

Fue un sistema político compuesto por leyes que privilegiaban a la población blanca y discriminaba en gran manera a la población negra e india de Sudáfrica, que había sido fomentado por los colonos europeos quienes querían mantener a costa de lo que fuese su estatus en la sociedad.

La población negra no tenía derechos, está de más decir que no podían votar, ni asistir a la misma escuela que los blancos y debían vivir lo más lejos posible y fuera de su alcance. La exclusión era extremista y el padecimiento inimaginable.

Hoy queremos recordar esa lucha que se ha dado años tras año, década tras década, y que aún sigue en pie, porque, aunque muchos se pongan una venda en los ojos y se hagan de la vista gorda, la discriminación racial existe, y muchas veces proviene desde casa, de la educación que le brindamos a nuestros hijos.

La academia, defensores de derechos humanos, organizaciones oficiales y no gubernamentales, han señalado que el camino es educar con principios de respeto, a que nadie es más que nadie, y a que existen los colores y sabores. A que el pelo crespo no es un pelo malo, o a que el niño de piel negra no te le puedes acercar porque entonces tomarás su color y eso también es malo.

Estamos llamados a aprender y enseñar el valor de la diversidad, donde el moreno, el negro, el blanco, el alto, el gordo, el del cabello liso o rizo, son iguales.

En la naturaleza los animales y las plantas poseen tantos colores, su belleza es única y la admiramos constantemente, ojalá que de la misma manera admiráramos a aquel que con su color y su cultura a través de la historia nos enseña que existen grandes cambios y para bien de la humanidad.