Las ‘geishas modernas’ del ciberespacio

Las ‘geishas modernas’ del ciberespacio

Sharing is caring!

Por: Taty Brugés Obregón

El Covid-19 no solo tiene contra las cuerdas a la salud, la economía, nuestra manera de relacionarnos y hasta de comunicarnos.

El mundo virtual que antes se veía lejano como en la caricatura de Los Supersónicos, hoy es nuestra realidad: teletrabajo, clases virtuales de colegio y universidades, video llamadas, conferencias por diversas aplicaciones y hasta sexo virtual.

A propósito, hasta las modelos webcams se han convertido en ‘geishas modernas’, porque no solo muestran sus cuerpos, también escuchan a sus clientes debido al complejo momento que están pasando mientras están encerrados en sus casas. En promedio, hay unos 150.000 modelos webcam en el mundo, el 90% son mujeres.

El portavoz de CAM4 en Francia, Christopher Soret, asegura que el número de usuarios a nivel mundial aumentó en un 33%, en el último mes, con un promedio de 18,5 millones de visitas diarias en la plataforma.

Asesor sostiene que, en promedio, el ingreso es de 14 millones de pesos.

Es una oportunidad de negocio para los empresarios del entretenimiento para adultos, como lo dice Juan Bustos, uno de los más reconocidos asesores de modelos profesionales en Colombia, quien sabe lo rentable que puede llegar a ser este negocio.

“Es un trabajo que se debe tomar con disciplina, los modelos deben ser mayores de edad, trabajar 8 horas al día, por 25 días laborales como cualquier otro trabajo. En promedio podría ganar al mes alrededor de 14 millones de pesos”, destaca Bustos.

Bustos admite que no es un trabajo fácil, no es solo desnudarse frente a la cámara, debe haber una empatía, una conexión especial que el modelo haga con el cliente para que este se quede en la pantalla.

“No es indispensable ser bonito (a), lo importante es que registre bien en la cámara. Si sabe inglés mucho mejor, porque el 90 % de los visitantes de las páginas son americanos o europeos. Hay que saber muy bien cómo vestirse, ser coqueto y divertido”, agrega.

El éxito en esta época de confinamiento de los modelos webcams ha sido precisamente porque se han reinventado.

Muchos de los clientes que se conectan están solos en sus casas, algunos ansiosos, desesperados por salir y en ese momento cuando entran al sitio o sala, encuentran una compañía agradable (así sea virtual) que los hace olvidar el difícil momento que están pasando.

Algunas modelos, por el contrario, sienten que el Covid-19 ha limitado su negocio porque los “antiguos clientes” que en su mayoría son casados, en estos momentos no pueden conectarse porque están con sus esposas, en familia.

Este modelo de negocio es legal, aunque siempre contará con detractores. Según analistas, es prospero en términos económicos. La industria de entretenimiento para adultos cada día genera mayores ganancias y el público va en aumento.

Todo se debe al uso masivo de internet y más, en estos momentos de cuarentena y aislamiento social, es una alternativa para muchos solitarios.

Más en SINRECATO.COM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.