Montería es mucho más que el Ubérrimo

Montería es mucho más que el Ubérrimo

Sharing is caring!

Me dio tristeza ver que la palabra “Ubérrimo” fuese tendencia nacional en twitter porque las bodegas y los llamados ‘influenciadores’ en redes sociales, para atacar a Uribe, tuvieran que descalificar el hecho que Montería fuese escogida como una de las dos ciudades pioneras del plan de vacunación contra la Covid-19.

“La bronca es con Álvaro Uribe, su finca el Ubérrimo y su presidente Iván Duque”, respondieron tuiteros que avivaban el fogón de cuestionamientos sobre la decisión del Gobierno de iniciar la inoculación del virus en Montería.

Esa extensa finca del expresidente está en Montería, pero es una pequeña parte del extenso valle del Sinú que conforma este bello municipio, pero no les da derecho a quienes, por afanes políticos, de destrucción de imagen, precampaña presidencial, o cual fuese el disgusto con Uribe y su presidente, metan en ese mismo saco a la ciudad.

Montería y Córdoba están en un proceso de recuperación de imagen institucional y en medio de las adversidades producto de la pandemia, el alcalde y el gobernador, han mantenido una línea de trabajo conjunta con resultados tangibles.

La vacuna en Montería fue un acto simbólico e importante. Manda un mensaje claro, no todo es Bogotá, este es un país de regiones.

Pero esto va más allá, Montería y Córdoba aprovecharon la visita presidencial para lograr concretar convenios importantes, como la nueva etapa de la Ronda del Sinú, en esta oportunidad para la margen izquierda. Hace seis años que no se invierte en la extensión de ese parque lineal.

También se logró la entrega de contratos de conservación para campesinos del sur de Córdoba, a quienes le paga el Estado para cuidar la tierra y el medio ambiente.

Pero lo más importante es la recuperación de la confianza institucional. No se olviden que, por hechos de corrupción del pasado, los cordobeses empezaron a ser mirados despectivamente. Todo, desde el nivel central le olía a feo, aunque desde allá se gestaron los escándalos por los que pagaron los ‘chivos’ de la provincia.

Este es un territorio que se proyecta hacia el desarrollo, el mismo que desde Bogotá utilizan como trampolín para referirse a Uribe, pero que exige respeto porque Montería es mucho más que la finca El Ubérrimo.

Uribe es un peleador nato, que se sabe defender, no enreden a nuestra ciudad y al departamento en confrontaciones ajenas. Si Uribe, o su presidente son culpables de algo, ellos solitos responderán, luego de ser vencidos en juicio como debe ser.

Se exige respeto porque Montería no es la finca de Uribe, tiene terrenos en un municipio donde no todos piensan como él, ni siguen políticamente sus ideales, sino revisen los resultados electorales presidenciales recientes.