Otto Bula echó al agua al exdirector de la ANI, Luis Fernando Andrade, en el caso Odebrecht

Otto Bula echó al agua al exdirector de la ANI, Luis Fernando Andrade, en el caso Odebrecht

El excongresista Otto Bula Bula, condenado por el escándalo de corrupción de Odebrecht sigue ‘cantando’ sobre las actuaciones de diferentes funcionarios y políticos en este entramado.

Después de salpicar a la exministra de Cecilia Álvarez-Correa, Bula Bula reapareció en el juicio que se le realiza al exdirector de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade, en el juzgado 25 penal circuito, y admitió que siempre tuvo conocimiento de las reuniones que se realizaban entre la constructora brasileña, algunos congresistas y Andrade.

De hecho, Bula admitió ser el organizador de dichos encuentros que se efectuaban, algunas veces, fuera de las instalaciones de la ANI. De esta forma, las solicitudes de la reunión se hacían a través de Bula.

Según explicó el testigo, al recibir una solicitud de Odebrecht, Bula contactaba al excongresista Bernardo Elías Vidal para acordar con el exdirector de la ANI la fecha y hora del encuentro. Destacó en varias oportunidades que Andrade siempre tuvo conocimiento sobre los temas que se iban a tratar en esas reuniones que se cuadraron.

Según Bula, el papel de Andrade era asistir con la solución para Odebrecht. “Favorecer a Odebrecht, solucionarle las necesidades económicas que tenía la constructora para que ganaran más dinero, ese era el objetivo que se hacían en privado, asistía el funcionario Juan Sebastián Correa de la ANI, no como experto, sino como hombre de confianza del señor Andrade. Esas eran reuniones clandestinas y privadas para tratar los temas tan delicados que se trataban allí”, y agregó que era “más fácil hacer una licitación privada que pública, donde participa mucha gente y se te sale de las manos”.

También admitió que siempre tuvo conocimiento de reuniones y acuerdos de “estabilidad jurídica”, la adición Ocaña-Gamarra y que su participación fue la de ser un mensajero costoso, estando disponible las 24 horas del día para la compañía brasileña.

“Yo era el de la logística de las reuniones, el que cuadraba el cocinero, el que compraba el vino, pero no asistía”, agregando que las soluciones las llevaba Luis Fernando Andrade y los problemas eran de Odebrecht.

Además, advirtió que Odebrecht no había declarado en su totalidad ya que el preacuerdo en Estados Unidos con la compañía brasileña solo habla de la adjudicación de Ruta del Sol 2 y del pago de la consecución del otrosí de US$4,6 millones, pero habría más contratos irregulares.

El excongresista añadió que ha aportado pruebas documentales de las reuniones entre Odebrecht y la ANI.