Papa Francisco oró por los profesionales de la salud y por los golpeados por la pandemia

Papa Francisco oró por los profesionales de la salud y por los golpeados por la pandemia

Sharing is caring!

En su discurso pascual el papa Francisco aseguró desde la Basílica de San Pedro en Roma que, Cristo resucitado es esperanza para todos los que aún sufren a causa de la pandemia, para los enfermos y para los que perdieron a un ser querido.

“Que el Señor dé consuelo y sostenga las fatigas de los médicos y enfermeros”, expresó el Pontífice al cierre del oficio religioso del domingo de resurrección.

Se refirió de inmediato a todas las personas, especialmente las más frágiles, necesitan asistencia y tienen derecho a acceder a los tratamientos necesarios.

“Esto es aún más evidente en este momento en que todos estamos llamados a combatir la pandemia, y las vacunas son una herramienta esencial en esta lucha. Por lo tanto, en el espíritu de un “internacionalismo de las vacunas”, afirmó desde el templo.

De la misma manera instó a toda la comunidad internacional a un compromiso común para superar los retrasos en su distribución y para promover su reparto, especialmente en los países más pobres.

“El Crucificado Resucitado es consuelo para quienes han perdido el trabajo o atraviesan serias dificultades económicas y carecen de una protección social adecuada. Que el Señor inspire la acción de las autoridades públicas para que todos, especialmente las familias más necesitadas, reciban la ayuda imprescindible para un sustento adecuado. Desgraciadamente, la pandemia ha aumentado dramáticamente el número de pobres y la desesperación de miles de personas”, aseguró.

Insistió en que, “es necesario que los pobres de todo tipo recuperen la esperanza”, como decía san Juan Pablo II en su viaje a Haití.