Políticos irrespetuosos, absténganse a enviar mensajes con propagandas políticas sin previo consentimiento

Políticos irrespetuosos, absténganse a enviar mensajes con propagandas políticas sin previo consentimiento

Sharing is caring!

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) ordenó hoy al concejal de Bogotá por el Partido Verde, Edward Arias Rubio, eliminar los datos que obtuvo de forma ilegal para hacer campaña política, no volver a enviar mensajes y cumplir con la Ley 1581 de 2012, que establece límites para el uso y tratamiento de datos personales.

Resulta que a finales de 2021, el cabildante bogotano envió vía celular mensajes de texto a diferentes afiliados de la Caja de Compensación Compensar deseándole una Feliz Navidad y un prospero Año Nuevo, lo que no tiene nada de malo, pero seguido a los buenos deseos, como buen político, ‘parlero’, en el mensaje se seguía leyendo: “espero poder servirte como médico y concejal. Edward Arias, Partido Verde”.

A raíz de esto, las personas que recibieron el mensaje de texto le hicieron captura al mismo y, por medio de Twitter, denunciaron lo que consideraron una violación a la intimidad y a la privacidad por parte del concejal Arias, pues no hubo ningún consentimiento de ellos para recibir dicho mensaje que no es más que una propaganda política.

Por las múltiples quejas que empezaron a hacerse virales no solo en Twitter, sino también en otras redes sociales, la SIC comenzó una investigación para determinar cómo el político había obtenido los datos, si había alguna relación con Compensar, si se había pedido previa autorización del uso de los datos personales de dichos ciudadanos y demás.
En el proceso, que duró unos 20 días, la Superintendencia descubrió que la Caja de Compensación no había dado acceso a dichos datos, que los mensajes, por tanto, habían sido enviados de forma ilegal y que en este sentido el político había violado el derecho de privacidad de los ciudadanos denunciantes.

En primera instancia Compensar envió una carta explicando la situación y señaló que: “En consecuencia, respetuosamente manifestamos que a la fecha no hemos realizado la entrega de información a terceros y mucho menos contamos con un vínculo o relación contractual con el señor Edward Arias, que conlleve a compartir las bases de datos personales de nuestros afiliados”.

Posterior a la respuesta de la Caja de Compensación, el Concejal respondió de forma descarada que no necesitaba ningún tipo de autorización, pues el mensaje único y exclusivamente iba enfocado a desear una Feliz Navidad y un feliz Año Nuevo, más para no promocionar un bien o servicio por lo que no estuvo de acuerdo con que había violado alguna ley. Sin embargo, en el texto del mensaje se lee claramente la promoción que hace de su profesión médica y política.

“Como se puede evidenciar en el mensaje de texto objeto de esta controversia, este no va más allá de una simple felicitación navideña, a través de la cual no se obtiene ningún beneficio para mí o para otro, no se está vendiendo ningún producto o servicio, no se está poniendo en peligro el interés jurídico de alguna persona y tampoco se está realizando tratamiento de datos personales; ya que lo único que se puede evidenciar es el envío de una felicitación navideña a personas que hacen parte de mi lista de contactos, por lo cual no se requiere de la autorización previa a la que se refiera la ley 1581 de 2012”, había manifestado Arias.

Teniendo en cuenta todo el proceso y las respuestas de las partes, la Superintendencia determinó que el concejal del Partido Verde no cumplió con lo establecido por la ley con respecto al tratamiento de datos personales y le ordenó “ELIMINAR los datos de las personas que no lo han autorizado de manera previa, expresa e informada para recolectar y usar su información. ABSTENERSE de enviar mensajes de texto de carácter publicitario o de propaganda a teléfonos móviles sin contar con autorización de las personas para esa específica finalidad. IMPLEMENTAR el principio de Responsabilidad Demostrada en el Tratamiento presente y futuro de los datos personales de los ciudadanos”, se lee en la directriz de la SIC.