La Superintendencia Nacional de Salud (Supersalud) intervino el jueves 26 de diciembre el Hospital San Diego de Cereté, removiendo a la administración y designando como agente especial a Sandra Milena Jaramillo, por el término de dos meses prorrogables.

“En el Hospital se evidenciaron falencias administrativas y financieras que impactan en la correcta prestación de los servicios de salud de mediana complejidad en este municipio y su área de influencia”, dice parte del comunicado de la Supersalud.

De acuerdo con la entidad, la intervención se trata de una medida de protección para todos los usuarios que presentaron quejas e informó que los servicios de salud se seguirán prestando con normalidad en el centro asistencial del municipio de Cereté.

Finalmente, la entidad halló fallas en procesos de contratación y vinculación laboral para la vigencia 2019 que no contó con revisor fiscal, ni con oficina de control interno disciplinario, además, tampoco se estaban pagando los honorarios de los contratistas a tiempo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *