¿Quién manda en el partido liberal en Córdoba?

¿Quién manda en el partido liberal en Córdoba?

Cuando uno escucha a Walter Gómez decir que “no desmontará su candidatura”, evidencia que ese proyecto no está planamente avalado y que le están dando la orden de bajarse del bus.

Recogiendo esa misma frase, uno se pregunta, ¿a quién le responde?

Uno supondría que es al jefe natural del partido, digo, por ser el único senador, Fabio Amín, pero el congresista no hace nada ni para aparentar ser la cabeza visible del colectivo rojo.

Walter, quien dijo haber renunciado a la Secretaría de Salud porque el grupo del senador Fabio Amín, lo invitó para hacer parte de la lista a Cámara de Representantes, es el precandidato liberal que más tiempo le ha dedicado a esa campaña, pero a su vez el más incierto.

Si lo quieren desmontar, entonces se podría inferir que tampoco es el candidato que recibiría el ‘guiño’ de la casa Benítez, de lo contrario, no tendría esas afugias y salidas en medios de comunicación a reafirmar que seguirá hasta el final. Es bueno hacer esta claridad, porque el uso del sombrero vueltiao, la camiseta roja y discursos “para el pueblo”, no obedecen a la misma corriente del hoy mandatario.

Mientras tanto, Juancho López y su esposa Arleth Casado, siguen en indecisiones, por cuenta, según ellos, de no haber claridad en la conformación de la lista y sus apoyos externos.

Luego aparece, Eduardo Tous De La Ossa, quien también fuera secretario de la actual administración y con quien el gobernador guarda una estrecha relación de amistad.

Amenos de un mes de las inscripciones de candidatos, en el liberalismo aflora la falta de liderazgo y consenso para tomar decisiones de partido, porque por un lado van los movimientos y por otros precandidatos emergentes que retan hasta sus propios jefes.