A partir de hoy la contratación estatal se paralizó por la entrada en vigencia de la Ley de Garantías Electorales.

Así permanecerá durante los próximos cuatro meses, por las restricciones que trae consigo la Ley a la contratación estatal antes y durante elecciones regionales o presidenciales en el país.

La Ley de Garantías Electorales le prohíbe a los servidores públicos acosar, presionar o determinar en cualquier forma a subalternos para que respalden alguna causa, campaña o controversia política, al igual que difundir propaganda electoral.

Los Gobernadores, Alcaldes Municipales y/o Distritales, Secretarios, Gerentes y directores de Entidades Descentralizadas del orden Municipal, Departamental o Distrital, tampoco podrán celebrar convenios interadministrativos para la ejecución de recursos públicos, ni participar, promover y destinar recursos públicos de las entidades a su cargo, como tampoco de las que participen como miembros de sus juntas directiva.

Con su entrada en vigencia se acabaron las inauguraciones de obras públicas o dar inicio a programas de carácter social en reuniones o eventos en los que participen candidatos a Gobernaciones Departamentales, Asambleas Departamentales, Alcaldías y Concejos Municipales o Distritales.

No podrán autorizar tampoco la utilización de inmuebles o bienes muebles de carácter público para actividades proselitistas, ni para facilitar el alojamiento, ni el transporte de electores de candidatos a cargos de elección popular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *