Sindicaciones irresponsables para mostrar que sí trabajan

Sindicaciones irresponsables para mostrar que sí trabajan

Por: Toño Sánchez Jr.

Ha hecho carrera en Colombia, desde 1991, que todo aquel que escojan para dirigir la Contraloría General de la República, Fiscalía General de la Nación y la Procuraduría General de la Nación se las den de ‘presidenciables’. Esta repentina ‘fiebre’ por hacerse a la Casa de Nariño es alimentada por la avaricia de muchos medios del interior que aprovechan el ego y vanidad del funcionario para ‘promocionarlo’, ‘elevarle el perfil’ y hacerle cada 15 días ‘publireportajes’ presentados como grandes informes investigativos. Y a cambio, reciben miles de millones en pauta publicitaria oficial.

Pero, para promocionar al ‘paciente’, necesitan que les tiren un hueso… fácil de roer.

Es por eso que Contralor, Fiscal y Procurador, cada ‘presidenciable’ desde su estaca, comienzan a fustigar a sus subalternos para que consigan algo que les eleve el perfil. Que los ponga entre los más vistos a las horas Prime Time de la televisión y radio. Lo mismo sirve para que acaparen las primeras planas o portadas de periódicos y revistas. Ni hablar de las ‘cadenas’ y ‘bodeguitas’ que pagan para tenerlos activos en Redes Sociales.

Yo me imagino que la cosa puede ser así. A lo mejor es una aberración mía.

Por ejemplo, el Contralor o el Procurador, después de que les arreglan las uñas en el despacho, mandan a buscar al encargado de las ‘investigaciones especiales’ para que le dé algo con que estar en medios la semana que viene. No les importa el Debido Proceso ni el estado de la investigación, lo importante es figurar. Así sucedió con el Fiscal Anticorrupción, Gustavo Moreno, y los secuaces del Cartel de la Toga.

Si encuentran a alguien de Córdoba por allí, como dicen, ‘mal parado’, le caen con todo, ‘inflan’ el perfil de lo que se está investigando, para darle más connotación nacional, y mostrarse como los adalides en contra de la corrupción. Y cuentan con la suerte de que a los de Córdoba nadie les cree y es un producto fácil de vender en esos temas.

Pero resulta que ese día no hay cordobeses para sacrificar ni chivos expiatorios que mostrar, entonces buscan entidades. Por ejemplo, la Contraloría viene y, por sospecha, sindica a Cerro Matoso de ladrones de las regalías y afirma que no las liquidan bien.

No aportan pruebas. Si no que dicen que se está “estableciendo” el “hallazgo”, pero ya la especie fue arrojada, para que la horda de enemigos de este tipo de multinacionales extractoras, hagan el resto.

En Córdoba, eso que llaman “Hallazgo”, se ha convertido en la palabreja extorsionadora por excelencia. Con ella acorralan y quitan millones de pesos mensuales a Alcaldes y otros altos funcionarios que son vigilados por las diferentes contralorías. Agrego, presuntamente, pasa esto.

Con respecto a Cerro Matoso pareciera que la Contraloría General de la República de manera periódica le cayera a esta empresa niquelera. Y como ese nombre vende, y está en Córdoba, se dan los ingredientes perfectos para la tormenta del descrédito y del escándalo, que lleva a las primeras planas al Contralor de turno.

Con esto no digo que de pronto pueda existir una mala liquidación de un ítem, pero esto no es prueba de que la multinacional está evandiendo de manera dolosa su responsabilidad con respecto a las regalías por el níquel a Colombia.

Y como en toda relación contractual, más en temas sensibles como este, pueden existir diferentes interpretaciones en la liquidación de un ítem del contrato, pero para eso existen los departamentos jurídicos, para aclararlos. Si ya después de esto, la empresa se niega a pagar, entonces inicie todo el proceso que lleve al cobro de las regalías reclamadas. Pero otra cosa es manejar lo fiscal con esta empresa al estilo ‘dispara primero y pregunta después’.

El hecho de que Cerro Matoso esté en manos de una poderosa multinacional no es una licencia para que ellos hagan lo que les venga en gana; pero tampoco tú como Estado puedes usar tus instituciones para despertar sospechas cada cierto tiempo de que esta empresa está timando las arcas de Colombia.

Si le van a caer encima, ¡háganlo! Pero al menos con serias investigaciones y pruebas incontrovertibles.

Yo no entiendo por qué esta Contraloría General de la República no es DILIGENTE Y ACUCIOSA con el ROBO AL PUENTE DE VALENCIA, REFICAR, LA CONCESIÓN AUTOPISTAS DE LA SABANA, LA CONCESIÓN ‘CÓNDOR’, EL ACUEDUCTO REGIONAL DEL SAN JORGE, ACUEDUCTO REGIONAL COSTANERO, LOS 10 KILÓMETROS DE VÍA LA APARTADA – MONTELÍBANO (Todo esto en Córdoba).
Y tampoco entiendo por qué esta Contraloría General de la República no investiga más sobre REFICAR, donde se dio la primera y única exitosa unión cachaca – costeña para robarse eso.

ODEBRECHT, donde han querido vender que un vendedor de queso de Sahagún y un díscolo senador del mismo pueblo se robaron todo. Por qué no se pronuncian sobre las concesiones viales de un poderoso banquero que impide que se construya la vía desde los Llanos a Barranquilla, que reduciría en casi 7 horas el trayecto actual.

Y tampoco entiendo por qué esta Contraloría General de la República no investiga los GASTOS RESERVADOS DE POLICÍA Y EJÉRCITO.

Y tampoco entiendo por qué esta Contraloría General de la República no investiga LOS PACIENTES FANTASMAS DE ADRES, que lo manejan unos poderosos banqueros.

Hipócritas, cínicos y selectivos. Eso es lo que son.

Y todo esto se acabara con un articulito. Que Fiscal, Contralor y Procurador no pudieran aspirar a ningún cargo de elección popular dentro de los cinco años siguientes a su período. Lo mismo aplicaría para los magistrados de las altas cortes, pero en el sentido de que no sigan litigando, ya que hoy salen de allí y se convierten en lobistas. Hoy el mejor abogado no es el que estudió y escribió libros, sino el que mejor ‘relaciones públicas’ tenga con los magistrados que siguen. Esta es una letal ‘solidaridad de cuerpo’ propia de las mafias.

En fin, en Colombia todavía, creo, que existe el Derecho a la Defensa y el Debido Proceso. Por lo que Cerro Matoso debe tener todas las garantías para decir si pagó o no. Pero es perverso crucificar a esta empresa antes de saber la verdad. Aquí queda claro que esa consigna de ‘calumniad, calumniad que de la calumnia algo queda’, es usada por ¡organismos de control estatal! Y todo esto en algo que llaman: Estado de Derecho.

Para terminar, quiero hacerlo con algunas cifras.

En 2019 Cerro Matoso pagó regalías por 149 mil millones de pesos!!!

En 37 años de operación de Cerro Matoso esta empresa le ha pagado a Colombia una cifra cercana a los ¡¡¡3 billones de pesos en regalías!!! (¿DÓNDE ESTÁN!!!? ¿EN QUÉ PARAÍSOS FISCALES ESTÁN?!!! Estoy seguro que eso no está en manos de los comerciantes de Sahagún o Montelíbano).

Vuelvo y pregunto: ¿Dónde están esos 3 billones? Yo estoy seguro que en Montelíbano no están ni en los bolsillos de los políticos de Córdoba. Entonces: ¿Dónde están? Yo creo que en Bogotá.

Cerro Matoso tiene aproximadamente mil 750 contratistas, entre directos e indirectos. Medio Montelíbano (Población de más de 50 mil habitantes) vive de la operación de la mina.

Cerro Matoso ha propuesto hacer obras por impuesto, entre la que podría estar dar 12 Hectáreas y construcción de la primera fase para la Universidad Regional del San Jorge a la Universidad de Córdoba. Pero por una pelea de gobernación y alcalde todo está enrarecido.

Hoy lo que han construido para el Sena pueden volverlo una Sede Regional.

El mantenimiento de la Línea 2 (Horno) vale 42 millones de dólares y traerá a más de mil personas a trabajar a la región que ya están llegando.

Cerro Matoso siempre ha propuesto a los alcaldes de Montelíbano y gobernadores de Córdoba montar un Clúster de Metalmecánica, pero jamás los han escuchado. Ese problema de sordera no lo soluciona la industria extractora del mundo.

Para terminar, todo parece indicar que hay una conspiración para convertir a Cerro Matoso en una funeraria, pero el cuento es que el muerto no lo encuentran por más que lo buscan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *