Con las pruebas aportadas por la Fiscalía, un juez de la república envió a prisión a dos hombres sindicados de ser presuntos responsables del asesinato de sus esposas, en hechos aislados ocurridos en la capital del país.

El primer caso ocurrió en un apartamento ubicado en un conjunto residencial de la localidad de Bosa, en Bogotá, el pasado 24 de enero, cuando en medio de una discusión de pareja, Jardy Díaz Ortigoza al parecer le provocó heridas en el pecho y en la pierna derecha a su esposa.

Los vecinos del lugar, al escuchar losruidos, golpes y gritos provenientes del inmueble, llamaron a la Policía de Vigilancia. Fue entonces cuando un guarda de seguridad golpeó en la puerta del lugar y la mujer, al abrir, pidió ayuda antes de ser agredida nuevamente.

En el momento en que llegó la Policía le pidió al presunto agresor soltar el arma con la que supuestamente pretendía autolesionarse en el cuello. Las autoridades lograron su captura en flagrancia, mientras que la víctima fue trasladada al Hospital de Bosa, donde falleció.

En audiencias concentradas ante un juez con función de control de garantías, Díaz Ortigoza no aceptó los cargos que le formuló la Fiscalía por el delito de feminicidio agravado y fue cobijado con medida de aseguramiento en establecimiento carcelario.

El segundo feminicidio

Los hechos materia de investigación ocurrieron el 25 de enero en un inmueble ubicado en el barrio Simón Bolívar de la localidad Barrios Unidos, en Bogotá. Ese día, en horas de la tarde, la hija de la víctima recibió una llamada de su medio hermana, quien le dijo que su padre habría asesinado a su pareja Patricia Charry Gómez.

Leónidas Medina Hermosa, como fue identificado el supuesto agresor, al parecer atacó a la víctima con un mazo y con arma blanca.

Se conoció que la pareja se había separado hace poco porque el hombre presuntamente era muy violento con la mujer. La Policía de Vigilancia llegó al lugar y encontró el cuerpo sin vida de la mujer, mientras que Medina Hermosa estaba herido, ya que se habría autolesionado.
El indiciado fue trasladado al Hospital San José Infantil, y posteriormente notificado de su captura en flagrancia. En audiencias concentradas ante un juez con función de control de garantías, la Fiscalía le formuló imputación por el delito de feminicidio agravado.

El hombre no aceptó su responsabilidad y quedó recluido con medida de aseguramiento en establecimiento carcelario