A un metro de repetir la tragedia de 2010: Urrá está quedando sin margen de maniobra

El invierno en Córdoba ya deja más de 37 mil damnificados, concentrando el mayor número de personas afectadas en los municipios ribereños como es el caso de Lorica.

Para este martes, 16 de agosto, la preocupación en esta zona del país se acrecentó, toda vez que la primera noticia conocida proviene de la Central Hidroeléctrica Urrá. Según los datos entregados por el equipo técnico de la generadora, se ha perdido margen de maniobra en la presa, la cual está a escasamente un metro de la cota de rebose.

Las fuertes lluvias en el Nudo del Paramillo han obligado a la presa a soportar aportes superiores a los mil metros cúbicos de agua por segundo, una cantidad que no es directamente proporcional con las descargas al Sinú.

Es precisamente esta situación la que acerca al departamento a vivir nuevamente el panorama registrado por última vez en el año 2010, cuando la presa no soportó más y rebosó. Esto generó el aumento en los niveles del río Sinú aguas abajo, y posteriormente, inundaciones en localidades como Montería, Lorica, Cereté y San Pelayo, las mismas que hoy enfrentan los estragos del invierno.

Cada vez que la Central Hidroeléctrica Urrá lanza una advertencia en el imaginario de los cordobeses se evocan aquellas imágenes en las que el agua de este importante afluente llegaban incluso, a la Calle 41 de Montería y su zona céntrica.

Para aquella época, el Sinú no solo afectó al comercio de la ciudad capital, sino que, a su paso, arrasó con cuanto cultivo y animal encontraba en los municipios ribereños, lo que quiere decir que la situación que afrontan los pequeños productores de esta zona del departamento hoy por hoy, en 2010 se registró a mayor escala, pues quedaron enfrentados a un río que corría con fuerza sin que nada lo detuviera.

Hace 12 años, Montería por sí sola apuntaba más de 1.800 damnificados, mientras que en otros 25 municipios de Córdoba la cifra sobrepasaba los 35 mil.

Esta misma tragedia ya había afectado al departamento con anterioridad, pues en 1995 ocurrió lo indeseable y las consecuencias de las inundaciones en Montería y otras 15 poblaciones ribereñas, fueron dolorosas.

Siendo Marta Sáenz Correa la gobernadora de Córdoba, los alcaldes de los municipios de Cereté, Lorica y Montería en 2010, recurrieron al apoyo del Gobierno Nacional que, a través del entonces ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, indicó que la solución a esta catástrofe estaba representada en la construcción de una segunda fase de la hidroeléctrica Urrá.

Hoy, 12 años más tarde, aunque el equipo técnico de la central no pretende ser apocalíptico, no descarta que en pocos días la presa vuelva a rebosar. Como si fuera poco, recientemente el Consejo de Estado negó la demanda con la que se buscaba activar la licencia de construcción de la nueva fase.

Así las cosas, el panorama no es nada esperanzador, si se consideran las grandes afectaciones que desde ya sufren los municipios cordobeses que en épocas de sequía, sufrieron por la omisión de las autoridades que creyeron que el invierno no les tocaría.

admin

admin

Puesto

16 agosto, 2022

Artículos Relacionados