Por María José Negrete

Esmé Bianco, actriz de la serie de HBO Game Of Thrones, aseguró que el cantante Marilyn Manson es un depredador sexual y relató la experiencia vivida con él en el año 2005.

Manson la iba a contratar para la grabación de un videoclip en 2005 cuando se conocieron, él salía con Dita Von Teese, quien tiempo después se convertiría en su esposa. Para ese momento el cantante mostró interés con la actriz para un proyecto que tenía en mente el cual jamás se llevó a cabo. Los dos artistas estuvieron en contacto aún cuando Manson se había casado tiempo después.

Bianco asegura que las insinuaciones comenzaron cuando Manso se había divorciado, los actos se dieron en el año 2007 y el cantante le pedía en repetidas ocasiones fotos desnuda, para lo cual luego decía que solo eran bromas.
En 2009 Esmé viaja a Los Ángeles para hacer parte del rodaje del videoclip I Want To Kill You Like They Do In The Movies y es cuando el abuso comienza.

Se explica en los documentos oficiales que durante cuatro días de grabación la actriz tuvo que vestir con lencería , fue privada del sueño, se le negó la comida y se le suministraron alcohol y drogas. “Cuando llegó, Ms. Bianco descubrió que no había nadie del equipo presente y que se suponía que debía quedarse en casa de Mr. Warner en vez de ir a un hotel que había sido previamente reservado”.

También agregan que “Ms. Bianco fue amenazada y físicamente golpeada por Mr. Warner”, además de esto Manson relata que por las noches Manson entraba en su habitación y la violaba. También habla de los ataques de rabia que tenía el cantante y la forma forzada en la que la obligó a ver una película violenta y a la forma en la que le intentó obligar sostener relaciones sexuales con otra mujer ante una cámara.

Lo más horroroso según se detalla en la demanda es que la actriz fue amarrada y azotada con cables que según el cantante pertenecían a un Nazi. Además de ello fue electrocutada a manera de tortura.

La actriz tal parece que no habría denunciado anteriormente a Manson por miedo al desprestigio y lo que podía causarle en su carrera. A eso se le suma el hecho de que ella había sostenido una relación con Manson al volver a Londres, la cual también se trató de violencia y amenazas. Mantuvieron una relación a distancia y tiempo después se fue a vivir con él a los Ángeles , pero los malos tratos aumentaron y a cada rato le amenazaba con dejarla en la calle y sin un peso.

El abogado de Manson hizo frente a la acusación diciendo: “Esta demanda solo se presentó después de que mi cliente se negó a ser extorsionado por la Sra. Bianco y su abogado y a ceder a sus escandalosas demandas financieras basadas en una conducta que simplemente nunca ocurrió. Contestaremos enérgicamente a estas acusaciones en los tribunales y estamos seguros de que prevaleceremos».

No es la primera vez que el cantante se ve envuelto en demandas por violencia y agresión, anteriormente en el mes de febrero la actriz Evan Rachel Wood denunció al cantante por violación sexual y agresión a lo que el cantante refutó «mis relaciones íntimas siempre han sido totalmente consensuadas con parejas afines. Independientemente de cómo, y por qué, otros eligen ahora tergiversar el pasado, esa es la verdad». Hasta el momento las investigaciones siguen su curso.