Autorizan biometría para puestos de votación en zona urbana de Montería

Autorizan biometría para puestos de votación en zona urbana de Montería

Sharing is caring!

A tan solo 16 días de realizarse la primera vuelta por la Presidencia de la República, ya se conocen varios puntos logísticos y de funcionalidad que tendrán las mesas de votación en Montería, Córdoba, para el próximo 29 de mayo.

Una de las novedades es la implementación del sistema biométrico en 37 puestos de votación en la zona urbana de la capital ganadera, mediante autorización de la Registraduría Nacional del Estado Civil que busca la mayor transparencia en los comicios.

Los colegios que tendrán dicho sistema son: Rancho Grande, La Rivera, El Dorado, Escuela Normal Superior – Juan XXII, Minuto de Dios, Los Colores, El Dorado, sede Vallejo, Colegio Comfacor, Liceo Máximo Mercado, Cecilia de Lleras y el liceo Guillermo Valencia.

También contarán con la misma tecnología las instituciones educativas Santa María – Santa Fe, Policarpa Salavarrieta, Mogambo, María Goretti, Villa Margarita, Manuel Ruiz Álvarez, El Recuerdo, Los Araujos, Los Nogales, La Inmaculada y el Colegio Juan Pablo II.

Otros que fueron incluidos son Isabel La Católica, Santa Rosa de Lima, Sena, La Pradera, Victoria Manzur, Almirante Colón, Severo J. García, Antonio Nariño – Sucre, Colegio Británico de Montería, Gimnasio Vallegrande, San José – La Floresta, Villa Cielo, Camilo Torres – Mocarí, Los Garzones y La Salle.

Desde la Registraduría indicaron que es de suma importancia la implementación de este sistema para evitar el fraude electoral con la suplantación de identidad. Todo electoral deberá presentar su cédula de identidad y posteriormente colocar su huella en el sistema para poder ejercer el derecho al voto.

El sistema biométrico en Colombia inició en octubre de 2008 como una prueba piloto y una medida para frenar el fraude por suplantación de electores que es hoy, de acuerdo con la Ley 1475 de 2011, una obligación legal de la Organización Electoral.

En otras elecciones la Registraduría ha implementado este sistema en municipios declarados en riesgos electorales o donde se sospeche que pueda haber manipulación del ciudadano a la hora de votar.