La crisis sanitaria en Brasil se agrava con el pasar de las horas. El gigante sudamericano registró por primera vez más de 4.000 muertos asociados a Covid-19 en 24 horas. Así lo informó ayer martes el Ministerio de la Salud del gobierno de Jair Bolsonaro.

Solo en la ciudad de Sao Paulo, el estado más rico y desarrollado de Brasil, con una población de 46 millones, volvió a registrar ayer martes un nuevo récord diario de fallecimientos al llegar a los 1.389 en las últimas 24 horas.
La crisis ha llegado al punto de que en esa ciudad, las autoridades locales se han visto obligadas a autorizar entierros nocturnos y contratar autobuses escolares para el traslado de los cadáveres.

En total esa nación suma 336.947 fallecimientos en más de trece meses de pandemia, un balance superado solo por Estados Unidos.

Cabe recordar que Brasil es la segunda nación con más decesos y casos confirmados de la enfermedad, tan solo por detrás de Estados Unidos, aunque actualmente es el lugar del planeta donde más se muere por Covid-19, con un promedio que supera los 2.500 decesos diarios.

Las críticas no cesan en contra del gobierno de Bolsonaro, acérrimo detractor de existencia de la pandemia, debido a que la campaña de vacunación, que empezó el pasado 17 de enero, sigue a un ritmo lento, pues apenas ha recibido la primera dosis un 10 % de la población.