Colombia recupera estatus como país libre de aftosa con vacunación

Colombia recupera estatus como país libre de aftosa con vacunación

Luego de 18 meses de figurar con color rojo en el mapa de la OIE –Organización Mundial de Sanidad Animal– por haber sido suspendido el estatus de libre de fiebre aftosa con vacunación a Colombia, pasamos de nuevo a color verde debido a que este organismo internacional decidió levantar el castigo –suspensión– y renovar la certificación que lo cataloga como libre de la mencionada enfermedad.

Así lo manifestó el ministro de Agricultura, Andrés Valencia Pinzón a través de su cuenta en Twitter, en donde confirmó la petición que desde hace varios meses hacían los ganaderos de que Colombia volviera a ser país libre con vacunación. 

«Me complace anunciarle al país el restablecimiento de nuestro estatus sanitario libre de aftosa con vacunación, luego de la notificación que hoy nos hace la @OIEAnimalHealth por las acciones que adelantamos para dicho fin», dice el trino.

Según la OIE, tras haber recibido una notificación inmediata del delegado de Colombia ante la OIE sobre la detección de un brote de fiebre aftosa en Cesar, a partir del 10 de agosto de 2018 fue suspendido el estatus de “zona libre de fiebre aftosa con vacunación”, que fuese reconocido por la Asamblea mundial de los Delegados de la OIE en su Resolución n° 22 de mayo de 2018.

La entidad indica que el delegado de Colombia solicitó la restitución del estatus oficial de “zona libre de fiebre aftosa con vacunación” de acuerdo con las disposiciones relevantes del Código Sanitario para los Animales Terrestres (Código Terrestre).

La Comisión Científica para las Enfermedades Animales examinó la información brindada por el Delegado de Colombia y de acuerdo con la Resolución No. 15 de la 83.a de la Sesión General titulada “Procedimientos para los Países Miembros para el reconocimiento y mantenimiento oficial del estatus sanitario de ciertas enfermedades animales o del estatus de riesgo de la encefalopatía espongiforme bovina y la validación de programas nacionales oficiales de control”, la Comisión Científica concluyó que la zona de Colombia cumple con los requisitos del Articulo 8.8.7. del Código Terrestre para la restitución del estatus de una “zona libre de fiebre aftosa con vacunación” con efecto a partir del 05 de febrero de 2020.

“El nuevo estatus se obtuvo luego que el ICA de manera conjunta con Fedegán-FNG y las organizaciones ganaderas, realizarán la debida gestión de contrarrestar la actividad viral de la fiebre aftosa”, afirmó José Félix Lafaurie Rivera, presidente ejecutivo de Fedegán.

“Inicialmente se llevó a cabo la revacunación en las zonas de frontera (Resoluciones No. 050002 del 4 de enero de 2019 y la No. 0000256 del 10 de enero de 2019), entre el 17 de enero y el 22 de febrero de 2019 tiempo en el que se inmunizaron 5’639.593 animales en Arauca, Boyacá, Casanare, Cesar, Cundinamarca, La Guajira, Norte de Santander y Vichada, y en el sector rural de Bogotá”. 

En este caso es de recordar que el 50 % del costo de la vacuna fue cubierto con recursos de la Cuota de Fomento Ganadero y Lechero del Fondo Nacional del Ganado que son recursos que volvió a administrar Fedegán desde el 4 de enero de 2019.

“Posteriormente se llevó a cabo el primer ciclo de vacunación contra la fiebre aftosa entre el 13 de mayo y el 10 de julio del presente año en el cual, se registró una cobertura del 95,6 %, logrando la inmunización de 27 millones 507 mil 410 animales de un total de 28 millones 763 mil 743”, aclaró.

Asimismo, se visitaron 652 mil 614, de los cuales se vacunaron 605 mil 512 para una cobertura del 92,8 %.

El castigo

La pérdida del estatus sanitario en Colombia fue ocasionada debido a los brotes de fiebre aftosa presentados en Sogamoso (Boyacá), San Diego (Cesar) y Maicao, en el departamento de La Guajira.

Debido a estos focos durante más de un año figuró en la OIE la notificación: “Tras haber recibido una notificación inmediata del Delegado de Colombia ante la OIE informando sobre la detección de un brote de fiebre aftosa en Boyacá, se retira la aprobación de la zona de contención y se suspende, a partir del 17 de septiembre de 2018, el estatus de “país que tiene zona libre de fiebre aftosa con vacunación”, que fuese reconocido por la Asamblea mundial de los Delegados de la OIE en su Resolución No. 22 de mayo de 2018”.

Anteriormente figuró lo siguiente, “A raíz de una notificación inmediata recibida del Delegado de Colombia ante la OIE sobre un brote de fiebre aftosa en el departamento de Cesar, la fecha de suspensión del referido estatus de Colombia se modifica pasando a surtir efecto desde el 10 de agosto de 2018”. 

“La suspensión generó el cierre de varios mercados internacionales que los ganaderos bovinos habían conquistado de la mano del gobierno nacional tales como: Chile, Rusia, Líbano, Egipto, Curazao y Perú”, agregó Lafaurie.

Dos sanciones

A Colombia le han suspendido el estatus sanitario en dos ocasiones. La primera sucedió en junio de 2017, el cual fue recuperado seis meses después, en diciembre de dicho año, y la segunda, fue ocasionada en agosto de 2018 hasta la fecha.

Estas sanciones generaron mucho daño y enormes pérdidas al sector ganadero y sucedieron durante la administración de la vacunación contra la fiebre aftosa por parte del Ministerio de Agricultura del gobierno del anterior, que delegó este tema tan trascendental a una entidad financiera sin ningún criterio técnico en materia de salud animal, como lo fue Fiduagraria.

Tan solo en 2017 las citadas pérdidas se estiman en 78,2 millones de dólares, cifra a la que se suma el sacrificio de más de 4 mil animales, siendo seriamente afectados los departamentos de Santander, Cesar, Boyacá, Cundinamarca y los de la frontera con Venezuela.

No debemos olvidar que a partir de los brotes registrados en junio de 2017, el precio de los animales gordos se mantuvo a la baja en los meses posteriores –julio y agosto– con una caída acumulada de $160 kilo en pie.

También se presentaron prácticas especulativas en algunas regiones, con disminuciones de precios de más de $300 por kilo, y que en 2018 les generaron a los ganaderos, pérdidas estimadas en $17 mil millones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *