¿Cómo hizo el uribismo para rescatar políticamente al ‘Menchi’?

¿Cómo hizo el uribismo para rescatar políticamente al ‘Menchi’?

Eduardo Zarúr Flórez, conocido como ‘Menchi’ en el municipio de Ciénaga de Oro, donde aspira a ser alcalde, el pasado 27 de agosto hizo público su respaldo al candidato a la Gobernación de Córdoba, Orlando Benítez.
La noticia la sintió el uribismo, hasta el punto que el senador y expresidente Álvaro Uribe, cuestionó en su cuenta de twitter al político cordobés, al sugerir que se ha había vendido por dinero.

Un mes después, y en las postrimerías de las elecciones de octubre, ‘Menchi’ fue rescatado por el uribismo para que apoyara a la Gobernación de Córdoba, al candidato de Centro Democrático, Carlos Gómez Espítia.

Cuando el candidato a la Alcaldía de Ciénaga de Oro, hizo oficial su apoyo a Orlando Benítez, el expresidente escribió en su cuenta de twitter: “Menchi, Ciénaga de Oro, los principios no se venden ni a la plata de Tous ni a alguna otra”.

Ahora que fue rescatado políticamente por el uribismo, las huestes de ese movimiento en Córdoba aseguran que lo hizo por, “altruismo y por principios”.

‘Menchi’ , ha sido duramente cuestionado en redes y aunque lo intente negar, al interior de su movimiento, no todos los militantes acompañarán su decisión de acompañar su nueva fórmula a la Gobernación de Córdoba.

Así como en su momento Uribe planteó que ‘Menchi’ se vendió por dinero para respaldar a Orlando Benítez, también sus rivales infieren que contrario a las políticas que profesa Centro Democrático, al candidato a la Alcaldía de Ciénaga de Oro, le habrían pagado una fuerte suma de dinero para que como el ‘buñuelo’, diera vuelta y jurara bandera con el uribismo.

En los corrillos políticos se comentó que, la razón principal por la que abandonó a Orlando Benítez, es “que no le cumplieron con el recurso prometido”. Sin embargo, hay fuentes políticas cercanas que aseguran, “…pero le dieron una buena tajada”. Si eso es cierto, lo más normal es que regresara el dinero, pero aterriza aquí una vieja frase que en el mundo de la politiquería delincuencial ha hecho carrera, ‘caimán no vomita’, para referenciar que ese tipo de animales no regresa lo que se come.

En conclusión, Uribe y su combo, el mismo que dijo que el ‘Menchi’ se había vendido, regresó, seguramente por principios y altruismo, aunque quienes lo conocen señalan que él es un “buen negociante de la política”, palabras elegantes para definir como vende los incautos que lo siguen electoralmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *