Con informe técnico, contratista del puente El Asilo niega recortes de la obra y cambios de diseño

Después del serio cuestionamiento hecho por el concejal de Montería, Carlos Zapata, al denunciar que el diseño y la obra del puente El Asilo fueron modificados, la representación legal del consorcio que tiene a cargo la ejecución del proyecto se pronunció.


Con un informe técnico reconocen que sí hay una demolición, aclaran que sus costos la asume la firma y no genera ningún detrimento, pero que, “los ajustes no afectan el proyecto ni alteran el alcance del mismo, es decir, se conserva tal y como se viabilizó en la OCAD Regional Caribe por parte de la Gobernación de Córdoba”.


“El elemento que se está demoliendo corresponde al espaldar del carguero (estribo) No. 2 del costado norte del puente. La demolición y reposición del concreto del espaldar será asumida por el contratista. No hay detrimento de recursos del contrato”, señala en su explicación técnica el Consorcio Puente.


Agregan que, “la razón de la demolición está asociada a la condición de tensionamiento del último tramo de la superestructura, toda vez que, el espaldar construido no permite realizar el tensionamiento con los nuevos gatos que el contratista tiene a disposición, ya que los que estaban contemplados, eran más esbeltos”.


Precisan que, “las fases sugeridas para la construcción del puente, son 7, y están en la fase 6, formaleteando para colocar concreto en la última luz de la placa y llegar al carguero norte. En esas fases de construcción sugeridas, la fase 7 (ultima), se podría construir los accesos al puente posterior a la construcción de la superestructura, es decir que, el espaldar y las aletas y la losa de aproximación, que son elementos aislados de la losa del puente y sirven para contener el relleno de los accesos, se espesarían a construir después de la última luz”.


Puntualiza el contratista que se avanzó en la construcción de los accesos desde mayo de este año, ganando tiempo de construcción. Sin embargo, los gatos que se tienen dispuestos para el tensionamiento son más grandes de lo esperado y toco demoler el espaldar, para tensionar y posteriormente volver a fundir el espaldar sin que esto afecte la estabilidad de la obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares