Decisiones acertadas

Decisiones acertadas

No son perfectas porque siempre habrá falencias, pero no existe un manual de funciones para enfrentar la curva elevada de esta pandemia. Lo que sí hay es una disposición del gobierno de Montería para aplanar su curva de criticidad, que es lo que más preocupa.

Que los contagios aumenten es normal en desarrollo de las actividades de búsqueda activa de sintomáticos y asintomáticos, pero permite identificar tempranamente a esos pacientes que se convierten en potenciales agentes de distribución silencioso de la enfermedad y exponiendo a los más vulnerables, incluyendo su cerco familiar.

Es cierto que incomoda la ley seca y el toque de queda desde el miércoles y hasta el lunes en Montería, repitiendo dosis los próximos dos fines de semana. Pero son medidas necesarias para reducir mortalidad.

Debemos hacer más esfuerzos en medio de este confinamiento y en medio del desespero que para algunos signifique, solo con salud podemos recomponer el camino, sin ella, por desafiantes y hasta mal informados podemos perderlo todo.

Es totalmente cierto que hay familias que dependen del día a día. Allí hay falencias del Estado con subsidios alimentarios y económicos. El gobierno local lo está haciendo, pero no es suficiente ante tamaña población vulnerable y que vive de la informalidad. Y eso que no hablamos de los que se están quebrando con sus negocios.

Pero en medio de estas necesidades, prima la salud. Solo queda poner de nuestra parte para pensar en reaperturas graduales, no para acabar el virus, sino para bajarle su ritmo acelerado de letalidad y saber convivir con él.

Miren este ejemplo: Antioquia declaró la alerta roja hospitalaria con el 75% de ocupación de UCI y advierte que de llegar al 85% habrá confinamiento total. En Montería hemos llegado a picos del 91% y la administración ha hecho confinamientos parciales. De nosotros depende.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *