El apoyo familiar, as bajo la manga del profesor Omar Torres, padre de la patente de la Unicor para curar la leishmaniasis

Aunque tienen cubierto parte de su rostro con un tapabocas, los ojos de María Eugenia Doria y de María Fernanda Torres las delatan: saltan de alegría y brillan de orgullo. Un sentimiento que estará presente en su familia por muchos años.

El motivo es el aporte científico y humano del magíster Omar Torres Ayazo, esposo, padre y gestor principal de la investigación de la Universidad de Córdoba sobre la cura para la leishmaniasis, que hoy tiene una patente, la primera de esta casa de estudios que fue impulsada desde su génesis por uno de sus hijos, el fallecido profesor de Química y Biología.

Cuenta su esposa María Eugenia que Omar tenía dos hogares, el suyo y el laboratorio de la Unicor, donde cumplía largas faenas que se extendían en ocasiones hasta la media noche. Y cuando algún tema le quitó el sueño, siempre contó con el apoyo de su familia.

María Eugenia Doria y María Fernanda Torres, esposa e hija del profesor Omar Torres

“Era un hombre persistente, curioso y ávido por el conocimiento”, cuenta su señora, y soñaba con recoger los frutos de esta importante investigación científica, pero que falleció antes de verlo materializado al 100 %.

Su hija mayor, María Fernanda, siguió el instinto por la ciencia de su padre y escogió la medicina como carrera, justamente eso le permitió estar más cerca de su progenitor y conocer el profundo deseo de su padre, que más allá de patentar el ungüento, era desarrollar una cura para esa enfermedad que estuviera al alcance de la población vulnerable, principal foco de contagio de la leishmaniasis.

“Siempre me decía que nadie tenía en cuenta estas enfermedades tropicales porque les daba a las personas de bajos recursos: ‘Yo quiero hacer algo por esa gente’, decía. Mi papá pudo hacer un enorme avance científico para enfermedades como la leishmaniasis”, recuerda la joven en entrevista con el programa Debates 7:00am emitido por Montería Radio 38 Grados y www.gsnoticias.com.

Rememora su hija mayor que lo escuchaba hablar de las plantas que requería para desarrollar la medicina, de cuáles habían funcionado, cuáles debía probar, que mezcla debía hacer para extraer la molécula que requería su experimento.

Esa cercanía con el trabajo de su padre no solo la enorgullece, tambipén la convence de la importancia de la ciencia para la humanidad, premisa que la refuerza justamente en medio de la pandemia que vive el mundo por el coronavirus.

María Fernanda invita a los jóvenes a creer en la ciencia, a estudiarla, en cualquiera de sus formas y fuentes. Reconoce que es una labor ardua y dedicada, que requiere mucho esfuerzo y tiempo, pero que da frutos trascendentes. Como los de su p

“Es una dicha enorme saber que su nombre no va a pasar tan desapercibido, va a pasar a la historia porque siempre fue una persona que le gustaba mucho leer, mucho indagar, investigar. Va a dejar un gran legado, no solo para el departamento sino para el mundo”, dice con una voz que le añora, pero que sabe la magnitud de lo que su esposo dejó a la humanidad.

Familia Torres Doria

“A los jóvenes decirles que la investigación y la vida científica valen la pena, en estos momentos de pandemia nos estamos dando cuenta que realmente lo importante es la ciencia, porque es la que nos va a salvar de todo, encontrar una vacuna, una medicina lleva tiempo. La investigación es compleja, requiere mucho tiempo, pero absolutamente vale la pena”, dice con firmeza.

Legados como el que su padre Omar Torres Ayazo le dejó a Córdoba y a la humanidad, la cura para la leishmaniasis, siempre estarán ligados a su apellido.

El reportaje concluyó con una frase del finado Omar Torres Ayazo y que se convirtió en una regla aleccionadora de vida para estas mujeres:

“No corras ni detengas, que tu paso por la vida sea confiado y seguro”.

Profesor Omar Torres Ayazo
Familia Torres Doria


El pasado 19 de abril de 2019 este destacado científico cordobés falleció, y un 20 de abril, pero de 2020, la Universidad de Córdoba era notificada de la primera patente de su historia, fruto del trabajo de este académico e investigador.

“En este día histórico cuando se recibe la primera patente de Unicórdoba, es importante recordar y hacer un homenaje al profesor Omar Torres Ayazo, quién por cerca de 10 años lideró este proyecto y no tuvo la oportunidad de ver materializado sus esfuerzos”, expresó ese día el rector de esa alma mater, Jairo Torres Oviedo.

“En este día histórico cuando se recibe la primera patente de Unicórdoba, es importante recordar y hacer un homenaje al profesor Omar Torres Ayazo, quién por cerca de 10 años lideró este proyecto y no tuvo la oportunidad de ver materializado sus esfuerzos”, expresó ese día el rector de esa alma mater, Jairo Torres Oviedo.

En esta fotografía el profesor Omar Torres Ayazo (Qepd), en su labor y compromiso por la investigación científica, hecho que permitió la primera patente a Unicórdoba.

https://twitter.com/NoticiasGs/status/1252566031706525696
admin

admin

Puesto

27 abril, 2020

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Noticias en Twitter

Publicidad

Artículos Relacionados