El Covid se llevó al gestor cultural Lázaro Cantero, ícono de la tradición oral de Córdoba

El Covid se llevó al gestor cultural Lázaro Cantero, ícono de la tradición oral de Córdoba

Nacido entre expresiones culturales que recogen la tradición oral de la región caribe, la misma que impregnó en su lenguaje y que con su rapidez mental logró exaltarla con sus interpretaciones decimeras, Lázaro Cantero Pérez, era uno de los pocos juglares que le quedaban a Córdoba manteniendo viva esas expresiones autóctonas.

Lázaro, ampliamente conocido por su forma natural de contar las anécdotas de pueblo y la actualidad mundial formando una decena de versos octosílabos con su canto decimero y su marca pelayera, falleció a los 75 años de edad.

Es la nueva víctima de la Covid-19 en este departamento que despide a ese investigador, creador del himno de San Bernardo del Viento, un pícaro enamorador de la belleza tropical del caribe y digno representante de la tradición oral.

El gestor cultural del departamento de Córdoba permaneció dos semanas recluido en Unidad de Cuidados Intensivos en Montería, donde lamentablemente murió.

Nacido un 6 de julio de 1945 en San Pelayo, Córdoba, la cuna del Festival Nacional de Porro, Lázaro se levantó en medio de cantos de vaquería, un vocabulario criollo, respetuoso y que invitaba a cantar con rima.

Cantero no fue ajeno a ello, desde niño no solo aprendió, lo transformó en su ADN y se convirtió desde entonces en un investigador de una tradición oral que por fortuna logró transmitir a las nuevas generaciones.

El gestor cultural deja un gigantesco dolor entre quienes conocimos su gesta cultural y el mejor homenaje que se le puede hacer, es preservar su conocimiento, replicar sus investigaciones para que perduren en el tiempo y que su esfuerzo no haya sido en vano.

Dios tenga en su gloria a este juglar, de los pocos que quedan.