El gobernador de Córdoba, Orlando Benítez, afirmó que son los representantes legales de los establecimientos médicos los que cargan con la responsabilidad de aplicar la vacuna contra la covid al personal de primera línea de los trabajadores de la salud, como lo establece el protocolo nacional.

De esa manera el mandatario empezó a sacudirse de la denuncia sobre el errado uso de los biológicos en la clínica Cardio Infantil en Montería donde su director habría usado las vacunas para aplicársela a su familia y dejó por fuera del esquema a varios médicos.

“Es responsabilidad de los representantes legales de estas entidades aplicar la vacuna al personal de la 1ra línea de atención al #COVID19 específicamente al personal de las Unidades de Cuidados Intensivos, contemplado en lineamientos del Plan Nacional de Vacunación”, informó desde sus redes sociales el gobernador.

Tras reiterar que ante ello los equipos de auditoría trabajan para verificar el uso adecuado de las vacunas, aclaró que la Gobernación de Córdoba entrega las biológicos a las diferentes entidades de salud, de acuerdo al listado reportado previamente por el Ministerio de Salud, donde las IPS registraron su personal ante la plataforma oficial.

“En caso tal que esas auditorías encuentren un presunto mal manejo en la aplicación de las vacunas, procederemos inmediatamente a dar apertura a procesos sancionatorios y dar traslado a las autoridades competentes, no vamos a permitir que se juegue con la salud de los cordobeses”, agregó.