Después de conocer las amenazas de las que han sido víctimas los docentes que se ganaron el concurso para dictar clases en municipios PDET del sur de Córdoba, el gobernador Orlando Benítez, pidió investigación del caso y protección de los profesores.

El mandatario dijo que esos hechos son lamentables y merecen un rechazo categórico, pero de igual manera pidió a las autoridades la individualización de las amenazas. Pidió a los docentes hacer la denuncia correspondiente y a las autoridades revisar la situación de seguridad de ese gremio.

Son 603 los docentes que denunciaron haber sido declarados objetivos militares por un grupo armado ilegal que a través de panfletos les estarían impidiendo el ingreso a las zonas de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, donde deben cumplir su misión de enseñanza.