Gobierno de Montería intenta suspender prescripciones de obligaciones tributarias que le costarían $20 mil millones

Gobierno de Montería intenta suspender prescripciones de obligaciones tributarias que le costarían $20 mil millones

El equipo económico de la Alcaldía de Montería comenzó la expedición y notificación de 15 mil mandamientos de pago a deudores de impuestos cuyos procesos están a punto de prescribir.

Con base en esa estrategia se pretende evitar la fuga de unos 20 mil millones de pesos que dejaría de percibir las finanzas del municipio mediante la figura de la prescripción de los tiempos de cobro del gravamen.

La secretaria de hacienda municipal, Erika Avendaño, explicó que de esa manera pretenden frenar el vencimiento de esas obligaciones tributarias revisadas entre el año 2015 a la fecha.

Según explica el asesor tributario de la misma dependencia, Abraham Quiñonez, la mayoría de esas caducidades a punto de hacerse efectivas son de procesos del impuesto predial unificado.

Con la notificación de estos mandamientos de pago se frena la prescripción y se amplía el plazo por cinco años más, tiempo durante el cual el municipio buscará la forma jurídica para hacer efectivo el cobro.

La cartera por cobrar que tiene el municipio de Montería vía impuestos es de 150 mil millones de pesos y de esos, 20 mil millones caducan este año por prescripción, a menos que el municipio actúe en defensa de sus finanzas.

¿Cuándo Prescriben los Impuestos No Cobrados?

La acción de cobro en materia tributaría prescribe a los cinco años contados a partir del hecho que dio origen a la obligación, esto aplica tanto para los impuestos nacionales cuyo recaudo se encuentra a cargo de la DIAN como para aquellos impuestos territoriales recaudados por el departamento como es el caso del impuesto de vehículos o incluso impuestos municipales como el industria y comercio o predial unificado.

Esto significa que, si dentro de los cinco años contados a partir del hecho que dio origen al pago del impuesto, la correspondiente administración no da inicio a acción de cobro alguna, el contribuyente puede invocar la prescripción de tal acción, ya que de esta manera se castiga la inactividad de la administración, cuya responsabilidad era cobrar y recaudar dichas sumas. Es necesario aclarar que esta prescripción debe siempre invocarla y solicitarla expresamente el contribuyente, ya que no será hecho de oficio por parte de la administración de impuestos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *