Hinchas del América en Montería, hicieron que Jaguares jugara de visitante

Por: Andre Seña / Okey Deportes

El verdadero hincha del fútbol saca el tiempo y llega con más de una hora de anticipación al Estadio. En esa previa se acondicionan para ver el partido, conversan, echan chistes, deparan las incidencias del juego y por supuesto, asoman el posible marcador.

El partido entre Jaguares de Córdoba y América de Cali en el Jaraguay no fue la excepción, mucho menos porque los fanáticos de la Mechita hicieron sentir al equipo de casa como de visitante.

En las gradas no falta el que se tome una cerveza para amortiguar el clima y los que capturan sus momentos antes, durante y después del partido.

Tampoco falta del grito ¡Son de queso! del señor que vende las rosquitas y las crispetas.

El estadio reúne a todos los estratos y a ninguno a la vez, porque todos van a disfrutar de lo mismo: el fútbol.

El gol saca del hincha su grito más fuerte, su lado más vigoroso, que se junta al unísono para resonar en todo el estadio. Al América le tocaba sentir esa sensación primero, nada más al comenzar el partido.

Para que la cosa se pusiera mejor, Jaguares empataba rápidamente y el picante se encendía en las grandes entre los abundantes hinchas de la Mechilta y los pocos defensores de los felinos.

‘La pelea es peleando’, ‘Esto no se acaba hasta que se acabe’ y ‘Nuestra casa le queda grande al América, aquí no han ganado’, se escuchaba en el graderío.

Los aplausos y gritos de los hinchas de la Mechita no se contenían, mientras del otro lado y con el sol en su apogeo, la barra brava de Jaguares alentaba tímidamente a su equipo.

Tampoco faltó el que le gritara al equipo de Win Sport + ‘Esas 30 barras las pagará tu madre’.

Con Jaguares ganando a pocos minutos del final y con el América cuidándose de un tercer gol, a los hinchas se les escuchaba: ‘Están asustados, ya se entregaron. Dale aprovechen’, alentando a los felinos.

Pero la pelota es redonda y hasta que no se escuche el silbatazo final, ella sigue rodando. Así empató el América con una falta de penal sentenciada dentro de los seis minutos de agregado que dio el principal.

Los fanáticos del América reventaron en celebración, un punto es mejor que nada y aplaudieron hasta que todos sus jugadores dejaron el terreno de juego.

Al final de los 90 minutos, unos terminan alegres y otros con las caras largas. Son las emociones que da el fútbol y que está vez dejó más contentos a los fanáticos de la Mechita que a los de casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares