Imposición acordada

Imposición acordada

Sharing is caring!

Desde hace más de dos semanas el Representante a la Cámara por el departamento de Córdoba, Erasmo Zuleta Bechara, ha venido cuestionando al director nacional de Invías, Juan Esteban Gil, porque cambió los diseños y materiales a utilizar para intervenir 11 puntos críticos de la deteriorada ‘carretera’ Santa Lucía-Moñitos.

El Representante a la Cámara por el departamento de Córdoba, Erasmo Zuleta, reclamó del Gobierno Nacional ajustar mandos medios que imponen decisiones y desconoce voces como la de los congresistas que como él, han advertido irregularidades en el desarrollo contractual de obras como la vía Santa Lucía – Moñitos.

Causa enorme sorpresa, cómo después de sustentar respetuosamente y con pruebas que se estaban presentado irregularidades en el contrato, en menos de 12 horas, el director de Invías le resolvió todas las dudas al congresista cordobés, que avaló todo lo actuado, lo mismo que había cuestionado.

Nadie estaba pidiendo que Zuleta se agarrara a ‘trompadas’ con el director de Invías, sino hacer el control político público y que en el terreno, ante las comunidades impactadas con el proyecto, que explicara por qué cambiaron las reglas del contrato.

Lo que sí estábamos pidiendo, junto a él como legislador, era conocer ¿cuáles fueron los motivos para modificar los prepliegos en secreto?, ¿por qué cambiaron los materiales de intervención de la vía?, y que viniera a Moñitos a explicarle a los habitantes y gremios del sector, las justificaciones técnicas y legales para las decisiones que fueron cuestionadas.

Cuando ya se había cerrado el proceso de selección de oferentes, el director de Invías se reúne con el congresista cordobés y sobre las 4:16 pm (como consta en su red de twitter) ambos personajes salen a decir que todo fue aclarado y le tiran un manto de transparencia al contrato.

En la publicación señala Erasmo Zuleta que logró que el director de Invías se comprometiera a resolver los puntos críticos de la vía. Eso no estaba en discusión, eso está contemplado en el contrato.

Lo que nos llena de dudas es que en una reunión privada con argumentos en secreto nadie sepa cómo Invías corrigió el acto ilegal de modificar los pliegos que según el mismo Representante la ley 80 del 93 no lo permite.

Confío con reservas, que la obra se ejecute bien, tenga la durabilidad que garantiza Invías, que el ejercicio legislativo de Zuleta haya sido el correcto y que se gestionen recursos para no atender puntos críticos, sino intervenir toda la ‘trocha’ Santa Lucía-Moñitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.