Las curiosidades del asalto a la casa de María Teresa Haddad y su esposo, el embajador en Panamá

Las curiosidades del asalto a la casa de María Teresa Haddad y su esposo, el embajador en Panamá

Los delincuentes tenían bien estudiadas a sus víctimas. Mientras la reconocida empresaria María Teresa Haddad y su esposo, el embajador de Colombia en Panamá, Eduardo Burgos Martínez, participaron del matrimonio de un hijo de este último, antisociales tenían el plan montado.

La fiesta fue el sábado primero de febrero, ayer domingo estaban de descanso, pero en la madrugada de este lunes 03 de febrero pusieron en marcha el ‘operativo delincuencial’.

Según las primeras indagaciones, eran en promedio 4 delincuentes los que ingresaron a la residencia, con sus rostros cubiertos y con armas de fuego, amedrentaron a la pareja y los empleados. Con amenazas los amordazaron.

Uno de los hechos que llamó poderosamente la atención fue, cuando los delincuentes se dirigieron exclusivamente al sitio donde se encontraba el VTR, sistema que sirve como codificador para las cámaras de seguridad internas de la casa y donde queda almacenada toda la información.

Era claro que sabían que podían quedar expuestos y sabían lo que tenían que hacer para no dejar rastros.

En medio de los amedrentamientos a la empresaria y al embajador, se notó que el acento de los asaltantes era costeño, es más las primeras conclusiones de las autoridades apuntan a que son gente del departamento, porque según los testimonios, utilizaron palabras y frases propias de la gente del Sinú. Eso está en la valoración de las autoridades.

Los delincuentes llegaron a pié, no en vano salieron con el botín en la camioneta de la empresaria que robaron en la misma residencia y que seguramente dejarían abandonada.

Llama poderosamente la atención el sistema de protección a diplomáticos. Por el solo hecho de ser embajador debe tener asignado un esquema de seguridad personal y en su residencia. ¿Qué pasó?, eso es motivo de análisis en un consejo de seguridad que se cumple en Montería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *