Las marchas, una nueva agenda política que se abre en el país

Desde que la pandemia comenzó, en Montería se tomaron medidas restrictivas, y con el ascenso de contagiados, fallecidos y tasa de letalidad, los controles se han ido apretando.

El principio base para evitar el contagio y la expansión de la enfermedad es guardar el distanciamiento social, evitar reuniones, aglomeraciones, lavarse las manos, etc.

Bajo ese concepto sanitario y en las difíciles condiciones en las que se encuentra la ciudad de Montería se ratificó por parte de la Alcaldía que, “las marchas, caravanas y aglomeraciones no están permitidas. Estamos en fase ascenso de la pandemia por coronavirus, el contagio es comunitario y debemos extremar, todos, las medidas de protección. Con Policía y Secretaría de Gobierno realizamos controles”, precisa un corto escrito en redes sociales de la cuenta oficial de la administración local.

Uno entiende el querer expresar solidaridad a su jefe político, su ídolo, su mentor, o la persona que logró conquistar el afecto de un amplio número de ciudadanos en Colombia. En una verdadera democracia se debe respetar la opinión de la gente y lo más importante el libre derecho a la protesta.

Sin embargo, existen miles de maneras para hacerse sentir y expresar lo que se siente. Este no es el momento de demostrar cuantos carros saqué a la calle, exponerse y exponer a los demás. La pandemia no pregunta si es por una causa noble, pacífica, política, social, etc. Simplemente está a la espera de quien de papaya para contagiarlo.

Seguramente nadie aguantará a quienes quieran salir a demostrarle a Uribe, que son solidarios con él y su situación judicial, pero hay que tener un mayor grado de responsabilidad sanitaria y respeto por las medidas de protección.

Sería ilógico que los que llevaron a Duque al poder, guiados por Uribe, salgan a las calles a romper las medidas que el mismo presidente que montaron ha venido promulgando desde que oficia como conductor de su programa de televisión frente a la pandemia.

Algunos dirán que esas marchas no tienen su efecto porque la decisión judicial está tomada, pero sienta un precedente de popularidad y solidaridad. ¿Esa misma se representará en las urnas para las elecciones para Congreso?, no lo sé, pero para las presidenciales, Centro Democrático tiene su caballo de batalla, “no al comunismo”, “no a la izquierda dañina”, “no a las dictaduras, que como las de Maduro quieren imponer en Colombia”.

Pero funciona también a la inversa, los que no comulgan con Uribe, los de la izquierda, algunos de centro, y los petristas saldrán a responderle con sus posiciones.

De la guerra verbal y de redes sociales, dentro de poco, pasaremos al enfrentamiento de barristas en marchas políticas en el país. La demora es que pase la pandemia.

admin

admin

Puesto

6 agosto, 2020

Artículos Relacionados

La defensa del título

La defensa del título

Inicia este jueves la Serie del Caribe “Gran Caracas” 2023 y por Colombia, la organización Vaqueros de Montería, defenderá el título en ese clásico, ganado por primera vez en la historia nacional, por Caimanes de Barranquilla. Sin embargo, el equipo monteriano desde...

leer más
La culpa de Duque y la responsabilidad de Petro

La culpa de Duque y la responsabilidad de Petro

El presidente de Colombia Gustavo Petro anunció que tomará las riendas de los servicios públicos en el país y el país convulsionó en opiniones, muchas de ellas en contra. Pero detrás de esto hay una historia que queremos resumir para refrescar la memoria. La decisión...

leer más
Tenemos la mejor fanaticada y un estadio de lujo

Tenemos la mejor fanaticada y un estadio de lujo

No es solo su fanaticada la mejor del país, el césped del estadio 18 de Junio de Montería es un tapete que garantiza buenos juegos y comodidad para los peloteros que participaron y los que están activos en la final del campeonato de béisbol profesional en Colombia....

leer más