“Los mató a sangre fría”: el relato de dos policías testigos del asesinato de tres jóvenes en Sucre

El dolor aún es latente en el municipio de Chochó, Sucre, donde en sus calles se siente la rabia y la indignación por parte de los habitantes, quienes están frente a un nuevo caso de falso positivo. Se trata del caso de los tres jóvenes que fueron asesinados, tras ser señalados de pertenecer al Clan del Golfo y además de culparlos por la muerte del patrullero Diego Ruiz, en Sampués.

Este caso no quedó en el olvido y mucho menos engavetado. Los dolientes de los fallecidos se hicieron sentir desde que se conoció las muertes de Jesús Díaz, de 18 años; José Arévalo, de 22, y Carlos Ibáñez, de 26. A todo momento han defendido la honra y la reputación de los hoy occisos, alegando que eran inocentes de todos los señalamientos y que los “mataron por gusto”.

Ante este caso que ha convulsionado al país, se ha conocido nuevos detalles. Hablaron dos funcionarios, testigos de todo lo que ocurrió ese funesto día. Contaron que el coronel Benjamín Núñez, comandante operativo de la Policía de Sucre en ese entonces, fue quien los mató «a sangre fría», cuando se encontraban en estado de indefensión, según conoció la unidad investigativa de Noticias Caracol.

Jesús Díaz y José Arévalo, según revelan sus familiares, estaban viendo una exhibición de trucos en moto, cuando llegaron los miembros de la Policía e hirieron levemente la rodilla de Díaz. Pese a que ambos intentaron salir en busca de ayuda médica, fueron detenidos en el retén.

Por su parte, Carlos Ibáñez, iba pasando por el retén cuando vio como los uniformados maltrataban física y verbalmente a los dos jóvenes, quienes eran sus vecinos, y les reclamó. Fue allí donde también lo retuvieron.

Hasta ese punto llegó el coronel Benjamín Núñez y subieron a los tres jóvenes al platón de una camioneta, mismo platón en el que iban los dos policías que hoy revelan el testimonio. Además de los dos testigos, en el platón iba otro uniformado y el superior, mientras que en la cabina iba una teniente y el conductor.

La intención inicial, según el testigo, era llevar a un centro asistencial al joven herido por un camino corto y directo, pero el coronel dio la orden de coger el más largo. Los capturados iban desarmados e indefensos y en un momento del trayecto se escucharon las detonaciones, los disparos en contra de las tres personas que transportaban; el primero fue para Díaz, quien ya tenía una herida.
Núñez había sacado su pistola y tras haber asesinado a las tres personas, señaló que no importaba lo que acaba de ocurrir: «‘no importa que aquí respondo yo, yo soy coronel».

Una vez ocurrido el homicidio triple, se bajó de la camioneta al llegar a Sincelejo y se subió a otro carro que los estaba siguiendo, mientras que los uniformados en el carro, donde se había producido el crimen, intentaron llegar a la clínica, pero Díaz, Arévalo e Ibáñez llegaron muertos.

El coronel señalado de este triplete sangriento fue suspendido del cargo, mientras las investigaciones continúan, en Chochó el clamor de justicia es latente.

admin

admin

Puesto

15 agosto, 2022

Artículos Relacionados