‘Luisito’, una foto para el recuerdo y una oración para tú descanso eterno

‘Luisito’, una foto para el recuerdo y una oración para tú descanso eterno

No estaba presente su cuerpo, pero una fotografía ampliada en una cartulina lo representaba.

La imagen que usaron sus colegas de trabajo para referirse a él, es aquella donde posó con tenue sonrisa, mientras a su lado estaba su arma preferida, una cámara de fotografía, su compañera de batallas incansables en desarrollo de su vida personal y profesional.

Los bajos del Centro Verde, donde funciona la sede de la Alcaldía de Montería en la margen izquierda del Sinú, lo recibieron como todos los días, pero él no llego físicamente. Sus amigos, colegas, compañeros de trabajo estaban allí para honrarlo y en una misa entregarlo a Dios.

Yira, su compañera de labores, quebró varias veces cuando leyó unas cortas, pero sentidas palabras que describieron al ser humano, al amigo, al compañero de trabajo, al padre, esposo y un gran profesional.

Se oficiaba la ceremonia, los ojos de los asistentes se inundaban en lágrimas, mientras esas mismas desbordaban entre las mejillas de sus familiares que a un costado expresaban el dolor de la sorpresiva partida de ‘Luisito’.

Sollozos, abrazos, frases como “aún no lo creo”, ¿“qué pasó” ?, se quedaron en el vacío sin respuestas, mientras entrelazados con más fuerza solo nos quedaba llorar e intentar resignarnos ante la adversidad.

Esta escena mediáticamente sonora, es la misma que muchas familias sufren a diario, pero que cuando toca tú puerta la sientes en carne propia y entonces comprendes el dolor ajeno.

Se acabó la misa, su cuerpo físico estuvo distante, pero su imagen invisible y gratos recuerdos estuvieron y estarán presentes.

El pasado 16 de octubre siendo las 4:16 de la tarde, ‘Luisito’ compartió una imagen desde su cuenta personal de Twitter en la que parafraseaba y consignaba este mensaje: “Cada corazón tiene algo de dolor. Solo la forma de expresarlo es diferente. Algunos lo esconden en sus ojos y otros en su sonrisa”.

Chao Luisito, Dios te reciba en su santo reino.