Medidores inteligentes de Afinia, un sablazo tarifario que sentirá Montería

Medidores inteligentes de Afinia, un sablazo tarifario que sentirá Montería

La empresa Afinia lanza en Montería la campaña de instalación de medidores inteligentes de energía, estrategia legal, amparada por el Estado, pero que en regiones donde se puso en marcha, los usuarios están denunciando que la facturación se duplicó.

Mientras esa empresa filial de EPM la ofrece como un paso a la transformación tecnológica, en el fondo lo que hay es un negocio redondo para el operador y en detrimento económico para el usuario.

El representante a la Cámara, Jorge Gómez Gallego, advirtió que el sistema de Medición Avanzada, AMI, sí va a traer aumentos tarifarios a los usuarios.

Respaldó su afirmación citando el artículo 9° de la Resolución 40072 de 2018 del Ministerio de Minas que dice: “La CREG adoptará los ajustes regulatorios con el fin de remunerar mediante tarifas del servicio de energía eléctrica (…) la implementación de la infraestructura de medición avanzada”. Lo cual es corroborado por el artículo 44 de la Resolución CREG 131 de 2020 y el artículo 44 de la Resolución CREG 219 de 2020, que hablan de que vendrá una nueva empresa, llamada Gestión de Datos e Información, GIDI, encargada de manejar toda la masa de información de la nueva medición inteligente. GIDI será remunerada vía tarifa según “resolución aparte” que ya expidió la CREG.

El usuario no solo asume el costo del nuevo medidor, sino toda una infraestructura sofisticada de software, hardware, cableados, tecnología para cobrar las facturas anticipadamente, un cambio que se considera innecesario y costoso.

El congresista dijo que ahora se pagará el costo de la medición, lo que aumentará el costo de la tarifa.

Ya en Montería se instalaron los primeros medidores y la experiencia pasó de una facturación regular de 130 mil a 400 mil pesos promedio mensual.

La CREG defiende el proyecto de cambio de medidor señalando que es completamente legal. Claro, el Estado legalizó la implementación de ese sistema en detrimento del bolsillo del usuario y que en la costa, después de Electricaribe, no reciben buen servicio y ahora les van a cobrar más.