Revelando un documento fechado el pasado 20 de febrero en el que le expresan al Ministerio de la Salud molestias por haber priorizado trabajadores de la Clínica Cardio Infantil en Montería, distintos a los de la primera línea de atención médica, el director de la IPS, Adalberto Morales, comenzó a defenderse de las denuncias sobre mal utilización de las vacunas contra la Covid-19.

Con la misiva enviada y recepcionada por el Ministerio de la Salud, el director de la IPS, asegura que el personal de la clínica que ellos priorizaron, a través del listado que solicitó con anterioridad el Ministerio de la Salud, correspondía al personal de primera línea, pero terminaron aplicándolo a trabajadores del área de archivo, que no hacen parte del selecto grupo priorizado.

Agregó que, de la Clínica Cardio Infantil de Montería, el Ministerio seleccionó a 20 personas para aplicarle vacunas y lo hizo personal de la ESE Vida Sinú, apegado al listado enviado desde Bogotá.