No se confíen, el pico de la pandemia apenas inicia su ascenso: Científicos de la Unicordoba

Ningún departamento del país puede asegurar que está pasando la pandemia por el Coronavirus, por el contrario, apenas está empezando el ascenso, sin aplanamiento de curva y sin infectados rápidos que conduzca a una inmunidad de rebaño, entendida como una estrategia epidemiológica para frenar la cadena de contagio.

Esta y otras reflexiones las entregó el director del Instituto de Investigaciones Biológicas del Trópico (IIBT), de la Universidad de Córdoba, Salim Mattar Velilla, al tratar con expertos temas de interés para la ciudadanía, relacionados, inicialmente, con la pandemia por la COVID 19.

El Doctor en Microbología y con 27 años investigando enfermedades zoonóticas y enfermedades tropicales emergentes y reemergentes, dijo que es ahora cuando do más cuidado hay que tener.

“Apenas estamos empezando la cuesta hacia arriba, el inicio de la pendiente está comenzando. Aquí no habrá aplanamiento de curva, por ejemplo, si en Córdoba somos alrededor de un millón 800 mil habitantes y tenemos apenas 86 infectados (registro de Secretaría de Salud el miércoles 20 de mayo) con el subregistro pudiera aumentar hasta a 500 los infectados, lo que quiere decir que sigue siendo una cifra muy baja en cuanto a prevalencia en salud pública”, precisó Mattar.

El científico unicordobés sugirió emular a países como Perú, que ha realizado 21.700 pruebas por cada millón de habitantes y a Chile (21.452), mientras que Colombia por cada millón de habitantes ha realizado 3.971 pruebas, frente al censo poblacional, cercano a los 50 millones de personas.

“En Colombia no lo hemos hecho mal, pero hacen falta pruebas, por lo menos 25 mil por millón de habitantes, tema que está muy relacionado con la capacidad económica de cada país”, indicó el director del IIBT.

Agregó que el problema no es el número de infectados, sino reducir y controlar la letalidad del virus, lo que resulta mucho más difícil en países en vía de desarrollo como el nuestro, con escasez de unidades de cuidados intensivos, de ventiladores asistidos y con carencia de personal sanitario.

Advirtió Mattar Velilla que lo que hay que hacer en estos momentos para mantener las unidades de cuidados intensivos con baja ocupación, es evitar que se presenten más contagios, porque, de lo contrario se incrementan las posibilidades de tener más enfermos graves.

Insistió en que la gran debilidad que existe en el país es que no se sabe, de momento, cuál es la cantidad de personas con esta patología, precisamente porque no se han hecho las muestras suficientes para establecer con precisión en grupos de personas, quiénes pueden tener activa la enfermedad y pueden ser pre – sintomáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares