Ojo con el invierno, no todo es Covid

Ojo con el invierno, no todo es Covid

Por la pandemia los mandatarios han tenido que concentrar esfuerzos e inversión en el sector salud, pero tampoco se puede descuidar otros menesteres administrativos.

Los secretarios de despacho y entidades descentralizadas deben prender motores. Confiamos en que durante este tiempo de confinamiento hayan harán preparados planes de inmediata ejecución para enfrentar problemas cíclicos como, por ejemplo, las consecuencias del invierno.

La temporada invernal llegó y las primeras inundaciones se presentaron en San Bernardo del Viento, Tuchín y Valencia. Para algunos es normal que eso suceda todos los años, pero para quienes padecen los efectos de la naturaleza, se confinan en la miseria y el abandono estatal.

Esto no es de salir con láminas de zinc, un mercadito, y una embarcación para tomarse la foto y demostrar mediáticamente que están atendiendo el problema. La pregunta es ¿qué planearon para tratar de prevenir esos flagelos?.

El coordinador de la oficina de gestión del riesgo del departamento de Córdoba, Aldrin Pinedo, tiene la responsabilidad de esas actividades coordinadas con los municipios. Él es un político que conoce bien esos problemas en Montería y el departamento de Córdoba y confiamos en que esté a la altura de las exigencias del cargo.

Los alcaldes no pueden escudarse en la Gobernación de Córdoba, cada localidad tiene su propio coordinador de gestión del riesgo, conoce su territorio y ya debieron activar los protocolos de emergencia, planea de evacuación y hasta posibles albergues.

En medio de la pandemia no se puede permitir que, por causas de la naturaleza, los damnificados queden a la intemperie, porque se echaría por la borda el trabajo de confinamiento. Ya deberían estar listos los albergues provisionales y no esperar que suceda una tragedia para improvisar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *