Esa mala práctica que lo único que refleja es la desatención médica y la exposición a la que están sometidos los ciudadanos a la hora de requerir atención oportuna cobró la vida de una menor de 17 años.

La información, reconocida por las autoridades de salud en Córdoba precisa que hubo una cadena de errores.

Narra que en horas de la tarde del domingo 28 de julio de 2019, integrantes de una familia se disponían a bañar varios animales en una represa, fueron sorprendidos por un cable eléctrico de alta tensión en la vereda Providencia, Corregimiento San Isidro, Municipio de San Pelayo, resultando afectados 3 menores de edad y los 2 animales.

La menor de 17 años de edad, afiliada a Emdisalud, ingresó a la ESE CAMU del Municipio de San Pelayo a las 5:30 de la tarde, siendo recibida por una Médico, quien manifestó que la paciente ingresó con diagnóstico de ahogamiento por inmersión en estado crítico, con un glasgow de 10/15, procedieron a hacerle reanimación, le colocaron oxígeno, la canalizaron, le realizaron intubación y monitoreo y luego le hicieron el traslado como urgencia vital hacia la ESE Hospital San Jerónimo de Montería.

La Médico de la tripulación de la ambulancia, manifestó que a las 7:00 p.m. ingresaron al Hospital San Jerónimo, donde les proporcionaron fuente de oxígeno a la paciente y esperaron 20 minutos al médico de turno, quien valoró a la paciente y manifestó que no había cama en la UCI e hizo una nota de contra remisión sin especificar la Institución donde se debía derivar.

La tripulación de la ambulancia empezó a hacer un recorrido por las clínicas de las ciudad con los siguientes resultados:

  1. Fundación Amigos de la Salud: indicó el adminisionista a las 8:00 p.m, que no había cama en UCI ni contratación con la EPS Emdisalud.
  2. Clínica Montería: El médico llegó a la ambulancia y manifiestó que el servicio estaba colapsado, que no había cama en UCI y tampoco tenían contratación con Emdisalud.
  3. Cuando se dirigían a la clínica Evaluamos, entró en paro la paciente y llegó fallecida a esta la Institución.

Los otros 2 menores ingresaron con diagnóstico de efectos por exposición a corriente eléctrica al Hospital San Diego de Cereté. Los pacientes se encuentran en observación médica, estables y fuera de peligro hasta el momento, esperando valoración por pediatría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *